Hacking Social

Hacking Social

por Felipe Jiménez, Director Técnico de ieducando

Hoy en día está más que demostrado que, cada vez menos, los ciberdelincuentes utilizan sofisticados métodos con caros sistemas para el robo de cuentas o cualquier otro tipo de información. Es por ello que en la actualidad nos enfrentamos a un nuevo reto de seguridad: el Hacking Social.

Sabemos a ciencia cierta que el eslabón más débil en la cadena de seguridad de la red es el usuario. La ingeniería social aprovecha esta debilidad para, de una forma casi indetectable, obtener la información que deseen de nosotros.

Pero, ¿sabemos qué es la Ingeniería social?

La Ingeniería social es la práctica de obtener información confidencial a través de la manipulación de usuarios legítimos. Es una técnica que pueden usar ciertas personas, tales como investigadores privados, criminales, o delincuentes informáticos, para obtener información, acceso o privilegios en sistemas de información que les permitan realizar algún acto que perjudique o exponga la persona u organismo comprometido a riesgo o abusos.

Dicho esto, la Ingeniería social que tratamos aquí es la basada en Humanos, que por sus propiedades e independencias tecnológicas de gran escala puede utilizarse, tanto para hacerle confesar algunas pistas sobre las preguntas de los exámenes como para obtener la clave de acceso a la red informática de una financiera privada.

Otro delito a la orden del día: el phishing o suplantación de identidad

Se trata de un término informático que denomina un modelo de abuso informático y que se comete mediante el uso de un tipo de ingeniería social, caracterizado por intentar adquirir información confidencial de forma fraudulenta (como puede ser una contraseña, información detallada sobre tarjetas de crédito u otra información bancaria). El cibercriminal, conocido como phisher, se hace pasar por una persona o empresa de confianza en una aparente comunicación oficial electrónica, por lo común un correo electrónico, algún sistema de mensajería instantánea o incluso utilizando también llamadas telefónicas.

Es una de las técnicas más usadas en el hacking social. Con la cantidad de datos que compartimos hoy en día en las redes sociales, una persona malintencionada puede hacerse pasar por un antiguo compañero de clase, un compañero de trabajo o cualquier otra persona a la que en poco tiempo nos atreveremos a revelarle datos e información que nunca facilitaremos a un desconocido.

 

Características de intentos de suplantación de identidad o phishing

  • Peticiones de información personal en mensajes de correo: La mayoría de las empresas legítimas tienen como política no pedir información personal a través del correo electrónico. Debes sospechar de los mensajes que pidan información personal, aunque parezcan legítimos.

  • Términos que denotan urgencia: El tono del lenguaje de los mensajes de correo de suplantación de identidad (phishing) suele ser cortés y servicial. Casi siempre intentan que se responda al mensaje o que se haga clic en el vínculo incluido. Para aumentar el número de respuestas, intentan crear una sensación de urgencia para que responda inmediatamente sin pensar. Habitualmente, los mensajes de correo malintencionados no están personalizados, mientras que los mensajes válidos procedentes de los bancos y empresas de comercio electrónico sí suelen estarlo.

  • Datos adjuntos: Muchos intentos de suplantación de identidad (phishing) piden que se abran datos adjuntos, que pueden infectar el equipo con un virus o spyware. Si se descarga spyware en el equipo, puede que grabe la secuencia de teclas que presiona para iniciar sesión en sus cuentas personales en línea. Por ello, debes guardar primero los datos adjuntos que desees ver y, a continuación, examinarlos con un programa antivirus actualizado antes de abrirlos.

  • Vínculos falsos o sospechosos: Los creadores de los mensajes de suplantación de identidad (phishing) usan técnicas tan sofisticadas para crear vínculos engañosos que no es posible, para una persona común, distinguir si un vínculo es o no legítimo. Siempre es mejor escribir en el explorador la dirección web que se sabe que es la correcta. Además, puedes guardar esta dirección en la carpeta de Favoritos del explorador. No copies y pegues direcciones web de un mensaje en el explorador.

  • Máscaras de vínculos: Aunque el vínculo en el que se le apremia a hacer clic pueda contener parte o todo el nombre de una empresa real, el vínculo puede estar "enmascarado". Es decir, el vínculo que se ve no lleva a esa dirección sino a otra diferente, habitualmente a un sitio web falsificado.

 

Métodos de protección ante estos ataques:

  • Nunca respondas a mensajes de correo que soliciten información personal: No confíes nunca en ningún mensaje de correo procedente de empresas o personas que pidan información personal o que la actualice o la confirme. En su lugar, usa el número de teléfono de algún extracto para llamar a la empresa. No llames a ningún número que aparezca en el mensaje de correo. De forma similar, nunca proporciones información personal a nadie que llame sin que lo hayas solicitado.

  • No hagas clic en los vínculos de mensajes sospechosos: Es posible que el vínculo no sea de confianza. En su lugar, visita los sitios web escribiendo su dirección URL en el explorador o usando el vínculo de Favoritos. No copies vínculos de los mensajes ni los pegues en el explorador.

  • Asegúrate de que el sitio web utilice cifrado: La dirección web debe ir precedida por https:// en lugar del habitual http:// en la barra de direcciones del explorador. Además, haz doble clic en el icono de candado de la barra de estado del explorador para mostrar los certificados digitales del sitio. El nombre que sigue a “Emitido para” en el certificado debe coincidir con el sitio en el que piensa que está. Si sospechas que un sitio web no es el que debe ser, abandónalo inmediatamente e informa de ello. No sigas ninguna de las instrucciones que contenga.

  • Contrata métodos de protección adicionales: Muchas empresas de seguridad tienen métodos para detectar amenazas conocidas y evitar que un usuario incauto abra un enlace fraudulento o comparta información de la empresa sin tener que hacerlo.

Por todo ello, debemos tomar medidas cuando naveguemos por la red, sobre todo, cuando sean menores los que se encuentren usando los dispositivos. ¡Toda precaución es poca!

Fuentes consultadas: Centro de Seguridad Microsoft, Neoteo y Wikipedia.

ieducando, patrocinador plata de ITworldEdu 9

ieducando, patrocinador plata de ITworldEdu 9

ieducando se suma por primera vez a ITworldEdu y, en su novena edición, lo hace con una presencia destacable. Participaremos como patrocinador plata de la mano de Asus, y dispondremos de un stand (el número 25) donde nuestro equipo atenderá a los visitantes durante las dos jornadas que dura el evento (21 y 22 marzo).

                                            Imagen de la pasada edición de ITWorldEdu (2016).  Fuente: Flickr. 

                                            Imagen de la pasada edición de ITWorldEdu (2016).  Fuente: Flickr. 

ieducando contará en ITworldEdu con una agenda de actividades entorno a un denominador común: Google for Education. En nuestro stand, mostraremos las últimas novedades con demos sobre Classroom y Google Expeditions.

Los visitantes que visiten nuestro espacio podrán vivir en primera persona lo que supone sumergir a los alumnos en una experiencia de aprendizaje totalmente inmersiva gracias a las gafas de realidad virtual que proporcionaremos durante el transcurso de las demos.

Por otra parte, contaremos con la colaboración de Additio App, el cuaderno de notas para el profesor que facilita la labor diaria de los docentes.  En este sentido, el equipo de Additio App asesorará sobre su aplicación a aquellos que lo deseen y, además, Jordi Corominas, CEO y responsable de producto, realizará demostraciones en vivo de cómo funciona la herramienta. 

Si no puedes asistir a una de nuestras demos, ¡no te preocupes! Las repetiremos durante la celebración de ITWorldEdu para que no te las pierdas. Puedes ver la agenda completa de actividades de ieducando en ITworldEdu aquí.

Además, no debemos olvidar que Asus nos acompañará en este evento por lo que, durante estos dos días, los visitantes también podrán ver y manipular dispositivos Chromebooks en nuestro espacio

Por otra parte, en relación al programa de conferencias, tendremos a un invitado de honor: Jaume Feliu, creador de CoRubrics y jefe de estudios en el Institut Salas i Xandri. Jaume, colaborador de ieducando, será el encargado de exponer el día 21 de marzo el taller de buenas prácticas acerca de la Utilización de G Suite en el aula, sumándose así al listado de ponentes del mundo educativo que aportan valor a este tipo de ferias. Anota la cita: 17:30 horas en el Auditorio principal. 

Y para premiar a nuestros visitantes, al finalizar el evento sortearemos un dispositivo Chromebook Asus C201PA-FD0007 entre aquellos visitantes que hayan pasado por nuestro stand a lo largo de los dos días y se hayan registrado en dicho sorteo.

Por último, con motivo del evento lanzamos la Promoción ITworldEdu con ofertas de diversos tipos (Chromebooks, Pack de aplicaciones de creatividad y seguridad, Servicios a la educación...).  ¡Ya no tienes excusa para que tu centro dé el salto a la innovación! Puedes ver todas las ofertas de la promoción haciendo click en el siguiente botón.

¡Te esperamos en ITworldEdu! Recuerda, estamos en el stand número 25.

ieducando firma nuevas colaboraciones para distribuir Additio app, Explain Everything y WeVideo en centros educativos

ieducando firma nuevas colaboraciones para distribuir Additio app, Explain Everything y WeVideo en centros educativos

En ieducando, luchamos día a día por conseguir que tanto docentes como alumnos aprovechen cada minuto y se centren en lo que realmente importa: el aprendizaje.

Por ello, continuamente buscamos nuevas vías para que este proceso de aprendizaje se vea enriquecido con herramientas que aporten valor y hagan la labor diaria de todos los miembros de la comunidad educativa más fácil y eficaz.

Hoy, estamos orgullos de comunicar que nos hemos convertido en distribuidor oficial de Additio App, Explain Everything y WeVideo. Te contamos en qué consisten a continuación: 


 

Additio App es una herramienta multidispositivo que puede definirse como “el cuaderno de notas digital más rápido, sencillo y eficiente para ayudar a los profesores a gestionar el día a día”.  

Cuenta con presencia en 150 países y posee alrededor de 80.000 profesores registrados que getionan más de 2 millones de alumnos pertenecientes a 13.000 centros escolares.

No es de extrañar su éxito, ya que esta aplicación posee más de 150 funcionalidades diferentes. Con ella podrás:

  • Gestionar los grupos, la asistencia y las calificaciones de los alumnos de manera rápida e intuitiva.

  • Planificar tus clases, crear informes personalizados, colaborar con otros profesores del centro y visualizar los horarios para no perderte nada.

  • Sincronizar tus dispositivos para acceder a la aplicación desde cualquier lugar. Además ¡puedes trabajar en ella sin necesidad de tener acceso a Internet!

  • Dar de alta a usuarios, contratar licencias y descargar facturas.

Os dejamos a continuación, dos casos de éxito de centros que ya trabajan con Additio app: Colegio Palmerar de Benicàssim y Colegio Santo Ángel de Badajoz


ieducando será la primera organización en distribuir Explain Everything en nuestro país.

Explain Everything es la herramienta de pizarrra interactiva más versátil sea cual sea tu dispositivo, ya que está disponible para Chromebooks, iPad, Android y Windows. Permite la colaboración en tiempo real y con ella podrás:

  • Realizar animaciones, grabar, anotar y explorar ideas.
  • Dibujar, insertar texto e incluir un puntero para focalizar la vista en un punto de la presentación.

  • Importar fotos, vídeos o archivos.

  • Darle movimiento a las formas.  

El uso de Explain Everything se basa en 4 pilares básicos: crear, colaborar, compartir y descubrir. Esta app proporciona a profesores y estudiantes la oportunidad de compartir conocimientos. También ayuda a la comprensión y mejora la productividad, entre otras muchas bondades. 

A continuación puedes visualizar un ejemplo realizado para centros educativos de EEUU


Al igual que en el caso anterior, ieducando se ha convertido en el primer distribuidor de España de WeVideo.

WeVideo es una plataforma de creación de vídeo basada en la colaboración en la nube. Con ella, potenciarás la creatividad de los estudiantes, podrás crear historias y facilitar el aprendizaje.

Al crear un vídeo sobre un tema, los alumnos no sólo adquirirán un profundo conocimiento de la materia, sino que desarrollarán otras habilidades como la colaboración (al trabajar en equipo sobre un mismo proyecto), la comunicación y el pensamiento crítico.

Los alumnos podrán comenzar con el editor simple e ir adquiriendo habilidades que le permitan, con el tiempo, realizar verdaderas obras maestras.

WeVideo puede integrarse con G Suite for Education y es accesible desde cualquier dispositivo: smartphones, tablets, Chromebooks y cualquier otro ordenador.

Puedes ver algunos ejemplos de centros de otros países que ya usan WeVideo aquí.

 

Estas tres aplicaciones son sólo una muestra de todo lo que podemos hacer por tu centro. Si estás interesado en que tu institución se sume al cambio educativo, ¡contáctanos!

 

Los dispositivos en un centro educativo: gestión, administración e implantación

Los dispositivos en un centro educativo: gestión, administración e implantación

Por Felipe Jiménez, Director Técnico de ieducando, y César Cañavate, Técnico de preventa y soporte de ieducando

En la actualidad, la mayoría de centros educativos están trabajando con algún tipo de dispositivo tecnológico, ya sea a nivel exclusivo del profesorado, con algún aula móvil o un proyecto 1 a 1 en el centro, siendo BYOD (Bring Your Own Device) o dispositivos unificados.

La función de un centro escolar es educar y formar a estos niños, y con el uso de las tecnologías, supone un avance importante. Sin embargo, también es necesario formar sobre el uso adecuado de las mismas y sobre la correcta utilización de los dispositivos, de manera que resulta fundamental establecer una serie de normas de uso y unas políticas de restricciones que las apoyen.

Con este artículo pretendemos reflexionar sobre la importancia de la gestión y administración sobre estos dispositivos y su contenido.

¿Qué pasaría si un centro dispone de 100 dispositivos con acceso a Internet y los ponemos en mano de niños sin ningún tipo de gestión? Los niños podrían acceder a contenido inapropiado, instalar juegos o aplicaciones no deseadas o, porque no, configurar su cuenta de correo electŕónico.  Esto puede provocar que los dispositivos fueran inservibles para la misión para la que se les quiere destinar.

Además, ¿y si queremos instalar aplicaciones en todos los dispositivos? ¿y si queremos configurar la red Wifi del centro o poner una restricción? ¿ y si…? Si pretendemos realizar estas acciones en cada uno de los dispositivos manualmente puede ser una labor tediosa y costosa, nunca tendríamos todos los dispositivos con la misma configuración, con versiones de aplicación distintas...Tendríamos que ir uno por uno, entrar en la configuración y poner las restricciones que se consideren oportunas.  ¡Qué locura! Pero … ¿y si un día necesito cambiar esta configuración o restricción para un grupo determinado de alumnos? Simplemente, parecería imposible.

Para poder realizar estas tareas de seguridad, gestión y monitorización del dispositivo es necesaria una plataforma de gestión, un MDM (Mobile Device Management) con el que podemos hacer todo esto y alguna cosa más.

¿ Qué nos permite un MDM?

  • Aplicar políticas de configuración y restricción: Podemos configurar de forma masiva la red wifi del centro, o desactivar la cámara a todos o unos pocos, por ejemplo.

  • Instalación y gestión masiva de aplicaciones: Podemos lanzar una o varias aplicaciones a todos los dispositivos, o solamente a un grupo. Permitir o no la instalación o borrado de las mismas.

  • Localización del dispositivo: Tenemos visibilidad de la ubicación del dispositivo.

  • Gestión de contenido: Publicar contenido como libros para que se lo descarguen los alumnos, incluso configurar automáticamente un repositorio en la nube.

  • Borrado remoto: Si el dispositivo se pierde o es sustraído, podemos remotamente borrar el contenido corporativo o bien formatear el dispositivo.

  • Informes: Incluyen todo tipo de informes como inventario, capacidad de los dispositivos, aplicaciones instaladas, y muchos más.

  • Monitorización: Desde un panel de control con gráficos podemos ver el estado de nuestros dispositivos. 

¿Qué ventajas nos ofrece?

  • Minimizar el tiempo de gestión de los dispositivos: Todo lo gestionamos en remoto y de manera masiva, no tenemos que ir de uno en uno.

  • Implementar una capa de seguridad: Obligatoriedad de código, localización siempre activa, enrola mediante certificado.

  • Dispositivos actualizados: Al tener los dispositivos monitorizados, sabemos en todo momento si están actualizados o no y podemos llevar a acabo estas actualizaciones, manteniendo la homogeneidad en todos los dispositivos.

  • Gestión remota: Desde cualquier lugar tenemos acceso a nuestra consola y visibilida de lo que ocurre.

  • Implementación fácil y sencilla: Una vez enrolado el dispositivo, todo se gestiona desde nuestro MDM.

 

Para la puesta en marcha y éxito del proyecto, es importante realizar una buena elección del dispositivo, para la cual debemos tener en cuenta que las características del equipo cumplen las necesidades a las que nos vamos a enfrentar, a nivel de hardware ( batería, velocidad, memoria...) y software. Además para facilitar la gestión, recomendamos que sea el mismo dispositivo para todos los alumnos.

Para dispositivos como iOS será aconsejable darse de alta en programa de compras por volumen (VPP) y en el programa de inscripción de dispositivos (DEP). 

A la hora de incorporar dispositivos en nuestro centro, pueden distinguirse 3 fases claras: 

1. Planificación:

Es necesario realizar una planificación previa a la llegada de los equipos a nuestro centro, en la que debemos tener en cuenta los siguientes factores:

  • Propiedad del dispositivo: Según qué tipo de dispositivo estamos usando es muy importante determinar a quién pertenece ya que, para algunos, la propiedad influye en las políticas que le podemos aplicar y su estabilidad.

  • Definir la organización: No es igual que tengamos un carrito que se mueve por todo el centro a tener un equipo fijo en las manos de cada alumno, es importante estructurar nuestra organización en el MDM de manera ordenada y jerarquizada para una administración rápida y sencilla. 

  • Políticas o restricciones: En función del uso que vayamos a realizar, estableceremos sobre nuestra organización una serie de políticas o restricciones que se adapten al funcionamiento en nuestro centro. Por ejemplo si queremos usar la cámara o no, o permitir instalar aplicaciones.

  • A qué redes deseo conectar: Las plataformas MDM permiten pre-configurar en los dispositivos la red a la que deseamos conectarnos, esto por ejemplo nos permite de forma masiva enviar la contraseña Wifi a todos los equipos sin que el usuario tenga que conocerla.

  • Qué aplicaciones voy a usar: Desde un primer momento debemos elaborar una lista de apps que permanezcan instaladas en los equipos de nuestros alumnos, para facilitar el uso de las mismas en clase.

  • Qué contenido voy a tener: De igual manera que con las apps, desde un primer momento debemos  determinar qué contenido vamos a publicar, ya sea mediante una aplicación o mediante la conexión a un almacenamiento en la nube. Por ejemplo, una carpeta compartida en la red o un repositorio de Google Drive con los libros elaborados por el profesorado. También debemos elaborar una lista de libros que estén a disposición de nuestros alumnos. Esta será variable en función, por ejemplo, de los trimestres.

 

2. Despliegue o implementación:

Se configuran los equipos mediante un proceso de enrol para que cumplan los requerimientos de configuración y de seguridad, incluyendo las políticas, aplicaciones y contenido, instalando y comprobando que es correcto. La implementación incluye la integración con otros sistemas de seguridad si fuera necesario.    

3. Mantenimiento:

Una vez que todo está funcionando, es importante que tanto los dispositivos como nuestro MDM estén mantenidos, y hagamos periódicamente un seguimiento tanto de nuestras políticas de configuración como de seguridad, además de auditar cada cierto tiempo lo implementado.


Por lo tanto, si realizamos una implantación de un número considerable de dispositivos en un centro escolar, es imprescindible contar con las bondades de alguno de los MDM que existen en el mercado. Realizar una planificación correcta, un despliegue ordenado y un mantenimiento periódico nos asegura el éxito y el buen funcionamiento de los dispositivos en nuestro centro.

 

El que aprende, celebra

El que aprende, celebra

Por Miguel Ujeda, Director Pedagógico de ieducando.

El aprendizaje es un proceso complejo que implica y compromete a toda la persona y sus múltiples inteligencias. Se nutre de experiencias, adquiere profundidad cuando está anclado en un interés cierto, se desarrolla cuando transforma lo que hacemos y el modo en que lo hacemos. Este proceso complejo, merece ser celebrado; puesto en valor en la vida tanto de aprendices como de quienes acompañan y facilitan este proceso. Sin embargo, se ha hecho costumbre durante demasiado tiempo eliminar la dimensión celebrativa del aprendizaje, sobre todo en entornos escolares, a cambio de un rigor grave que eleva la calificación por encima de cualquier otra mirada.

No se me entienda mal, porque no estoy reivindicando sólo el uso de técnicas e instrumentos de evaluación que nos permitan tener una visión más completa del aprendizaje. Mi intención es poner el foco en la alegría de aprender y de guiar el aprendizaje. Una alegría necesaria para una profesión de largo recorrido y donde el único incentivo sostenible, es la verdadera satisfacción de ayudar a los aprendices a construir aprendizajes; a descubrir el tesoro que dentro de sí encierran.

Somos demasiado negativos y nos dejamos llevar por la necesidad, el voluntarismo y la exigencia, que se imponen con demasiada frecuencia en las relaciones de aprendizaje en detrimento del agradecimiento y la celebración de los logros, que no de las notas.

El punto de partida es la lúcida consciencia sobre el proceso de aprendizaje, porque no celebra quien no agradece, y no es capaz de agradecer quien no descubre y se da cuenta que tiene motivos para ello. Somos demasiado negativos y nos dejamos llevar por la necesidad, el voluntarismo y la exigencia, que se imponen con demasiada frecuencia en las relaciones de aprendizaje en detrimento del agradecimiento y la celebración de los logros, que no de las notas.

Aprender debería ser una fiesta. Fiesta en el modo en que se diseña la instrucción y se prevén experiencias de aprendizaje; fiesta en el desarrollo de las experiencias que hacen vivencial el aprendizaje y, por supuesto, fiesta en la lucidez con la que se mira todo el proceso para seguir aprendiendo, cada vez mejor.  Pero esto es imposible si nos agarramos al currículo sin hermenéutica pedagógica  y reducimos la evidencia del proceso a notas en pruebas escritas y tareas frecuentemente descontextualizadas de un sentido mayor. Es decir, si olvidamos que aprendemos para algo; de que el aprendizaje puede ser celebrado cuando el esfuerzo ha merecido la pena porque no ha dejado de tener sentido. ¿alguien se acuerda qué sentido tuvo aprender aquello de los conjuntos vacíos?

No voy a enumerar aprendizajes descontextualizados que en lugar de ser motivo de celebración, socaban el ánimo de los aprendices hasta dejarlos indiferentes. Parece que el aprendizaje sólo puede ser vivido en positivo cuando está lleno de sentido. Y en las sesiones de evaluación y los boletines de notas, no suele hacerse referencia al sentido de los aprendizajes, ni al proceso. Como mucho, el rigor del dato numérico se adereza con valoraciones superficiales del tipo “se está esforzando mucho, pero tiene grandes dificultades” o bien directamente hay alumnos de los que ni se habla porque van “bien” o “vuelan solos”.

Para celebrar es importante ser lúcidos y auto-evaluar constantemente. Quien no pone palabra a lo vivido, corre el riesgo de olvidar rápido y caricaturizar su propio esfuerzo y el que hacen los alumnos por aprender. Y poner “palabra” es en realidad hacer visible el modo en que aprendemos y ayudamos a que otros aprendan. Supone visibilizar y evidenciar de diversas formas, las estructuras de trabajo que se han conducido las experiencias de aprendizaje y los productos que los alumnos han elaborado. Pero además supone poder comunicar todo esto de manera integrada y con sentido. Es decir, cada aprendiz y cada educador, deben ser capaces de “contar” la historia de sus aprendizajes. Pero si lo pensamos, la única forma de hacerlo, es que estos aprendizajes adquieran sentido.

Hemos priorizar el sentido de los aprendizajes para contextualizarlos adecuadamente y merezca la pena el esfuerzo, y hemos de desplegar la creatividad para hacer visible el gran trabajo que supone aprender porque la alegría está en reconocer ese proceso y en poder contarlo. Pongo un par de ejemplos para que se entienda.

Hemos de desplegar la creatividad para hacer visible el gran trabajo que supone aprender porque la alegría está en reconocer ese proceso y en poder contarlo.

Recientemente tuve la suerte de poder asistir a un cierre de trimestre muy especial en el colegio Trilema Sagrado Corazón de Soria denominado “fiesta del aprendizaje”.  Este centro ha hecho en el último año un cambio radical en el modo en que enfoca el aprendizaje y, sobre todo, el modo en que lo comunica. Esta fiesta del aprendizaje acontece cada final de trimestre y en lugar de proporcionar a las familias un boletín donde se caricaturiza el esfuerzo de sus hijos por aprender, hacen una jornada donde se invita a las familias a conocer de primera mano todo el proceso de aprendizaje del trimestre. Los alumnos cuentan y preparan dinámicas para que sus padres entiendan qué han estado aprendiendo y transforman el centro en un enorme porfolio de los proyectos que  han vertebrado el esfuerzo por aprender donde tienen cabida las estrategias de metacognición, prototipos, elementos de síntesis, el propio porfolio de cada alumno, etc.  En resumen: celebran que han aprendido y se lo cuentan a quienes más les importa: sus padres y abuelos.

El otro ejemplo representa el modo en que recientemente una psicopedagoga en prácticas decidió comunicar a una alumna lo que había supuesto el tiempo de intervención. Independientemente del informe técnico pertinente, la alumna recibió una caja redonda, decorada con su nombre que estaba literalmente forrada por valoraciones de sus profesores acerca de sus puntos fuertes. Dentro de la caja, había un documento enrollado y decorado con los “superpoderes” de esta alumna de 7 años a la que le cuesta leer,; logros alcanzados con esfuerzo y que son motivo de celebración porque están ayudando a esta alumna a crecer, afrontar el aprendizaje con ilusión y a coger un libro cada noche por gusto. ¿Se os ocurre mejor modo de visibilizar un proceso de intervención psicopedagógica?

 

Algunas claves para celebrar el aprendizaje pueden ser:

1. Hacer “visible” el esfuerzo cognitivo por aprender de los alumnos mediante rutinas de pensamiento, prototipos, maquetas y organizadores visuales y plásticos.

2. Evaluar las evidencias de aprendizaje mediante dianas, escaleras de aprendizaje y rúbricas con el fin de contextualizar los logros y las dificultades en un proceso

3. Dedicar tiempo durante el proceso a “tomar” evidencias del mismo que luego puedan ser mostradas para reconstruir dicho proceso.

grupo celebrando.jpg

4. Crear un porfolio personal de aprendizaje que permita “volver” sobre la historia del propio aprendiz.

5. Dedicar tiempo a encontrar el sentido de lo que se aprende con dinámicas que ayuden a los alumnos a reconocer lúcidamente el valor de las acciones personales, de los compañeros y de los profesores.

6. Hacer foco en los puntos fuertes concretos para seguir aprendiendo, tanto a nivel individual como de los equipos de aprendizaje.

7. Diseñar la estrategia de comunicación a las familias involucrando directamente a los aprendices.

8. Convertir el día de entrega de notas en un momento festivo donde se abra el centro como un gran porfolio

9. El educador pare para sintetizar la experiencia, para encontrar puntos de mejora y para integrar la información de cada alumno con el fin de ser consciente del “lugar” donde se encuentra cada uno.

10. Compartir entre educadores, los logros y la ilusión por seguir guiando el reto por aprender y despertar el tesoro que los aprendices llevan dentro.

Si tienes la suerte de guiar el proceso de aprendizaje de otros, por favor celébralo.

 

ieducando 2016: un año de experiencias y aprendizaje

ieducando 2016: un año de experiencias y aprendizaje

por Pedro Díez, CEO de ieducando

El próximo año está a la vuelta de la esquina y, llegados a este punto, volvemos la vista atrás y nos damos cuenta de todo lo que ieducando ha evolucionado y conseguido a lo largo de este año. Por ello, hemos querido hacer un repaso de todo lo bueno que nos ha dejado 2016 y compartirlo con vosotros:

Google for education Partner Premier

Google_Premier_Partner_rgb_final_Roboto-04.png

A principios del mes de marzo, ieducando se convirtió en la primera organización de España en obtener la distinción Partner Premier de Google for Education; un sello conseguido gracias al esfuerzo y trabajo de todo nuestro equipo y que, sin lugar a dudas, denota no sólo la calidad de los productos y servicios que prestamos, sino que nos permite ir mucho más allá en la relación con todos los centros educativos con los que trabajamos a diario.

Más y mejores

Si hay algo tangible en los cambios que hemos experimentado a lo largo de estos doce meses es la ampliación de nuestro equipo. Crecemos día tras día. Continuamente incorporamos profesionales de diversas áreas con los que remamos en la misma dirección; ya contamos con 16 personas repartidas por todo el territorio nacional, a los que se suman una red de colaboradores y formadores que nos ayudan a llevar la innovación a todos los centros del país, sin importar el rincón en el que se encuentren.

¡Nos mudamos!

Como consecuencia de todo lo anterior, el espacio en el que teníamos situadas nuestras oficinas se quedó pequeño y, con la llegada de la primavera, trasladamos nuestra sede, situada en el centro de Sevilla, a un espacio más amplio que nos permite acoger a un mayor número de miembros y desarrollar nuestra labor diaria de manera más eficaz

Nos estrenamos en SIMO educación

El pasado mes de octubre nos estrenamos en el evento de tecnología y educación más importante del país: SIMO Educación - Salón de Tecnología para la enseñanza. En él contamos con un stand, de la mano de HP, en el que pudimos tener contacto directo con la comunidad educativa. Realizamos multitud de talleres, aprendimos del resto de entidades participantes y, como no, nos informamos de primera mano sobre lo último en tecnología para la educación. En este sentido, la realidad virtual fue nuestra propuesta estrella y de la que pudieron disfrutar todos los participantes que se acercaron a nuestro espacio.

 

La realidad virtual ya está aquí

Como pudo verse en SIMO, en ieducando estamos apostando fuerte por la realidad virtual aplicada a la educación. Por todas sus características, estamos convencidos de las posibilidades que ofrece Google Expeditions, la aplicación desarrollada por Google, para integrar la realidad virtual en los centros educativos y que permite contextualizar el aprendizaje.

 
 

A pesar de que ya existen más de 200 expediciones disponibles, Google sigue ampliando su catálogo para que educadores de todas las áreas puedan incluir el uso de Expeditions en sus contenidos, y alumnos de todas las edades aprendan mediante la experiencia.

Nuevas colaboraciones y acuerdos

Nuestro objetivo es enriquecer el aprendizaje mediante el uso de las tecnologías emergentes y continuamos en nuestro afán por ofrecer una gama de productos y servicios que satisfagan todas las necesidades a las que puedan enfrentarse las instituciones educativas. En este 2016 hemos alcanzado acuerdos con fabricantes y marcas de primer nivel, los cuales han permitido incorporar a nuestro catálogo tanto equipos y máquinas, como aplicaciones y complementos. Sean de un tipo u otro, todos ellos poseen una base común:  facilitar el trabajo de docentes y alumnos; ofrecer a cada centro un proyecto adecuado a sus características y, como consecuencia, posibilitar que el aprendizaje de todos sea de la más alta calidad.

Aquí podemos reseñar los acuerdos alcanzados con compañías punteras como Texthelp, Aerohive o Securly, entre otras. No nos cabe duda de que forman parte de una lista que se ampliará en los próximos meses.

En definitiva, han sido 365 días llenos de experiencias, autoconocimiento y de mucho esfuerzo. Sin embargo, esto último no nos importa cuando echamos la vista atrás y vemos todo lo que hemos conseguido y que, esperamos, sólo sea el germen de otras muchas cosas que están por venir en el próximo 2017.

Feliz año a todos.   

Tecnología al servicio de todos los alumnos

Tecnología al servicio de todos los alumnos

Por Miguel Ujeda Gálvez, Director Pedagógico de ieducando

La escuela es el 100% de nuestro futuro y representa la realidad social mejor que ningún otro contexto. Es el mejor lugar para evidenciar que la diferencia no se cuestiona; es un hecho que se impone a muchos niveles. De todo ellos el más costoso de “manejar” con normalidad, es la diferencia en términos de capacidad. Todo ello a pesar de que todos “estamos/somos” capacitados y discapacitados al mismo tiempo.

No nos gusta el termino de alumnos o personas con discapacidad, aunque pueda ser correcto y comúnmente utilizado, pero para quienes en algún momento nos hemos acercado a la diferencia “etiquetada” en el contexto escolar, sabemos que muchas de esas diferencias son amplificadas por la falta de recursos, de diseños instruccionales inflexibles, agrupamientos estandarizados y, en definitiva, una educación demasiado centrada en la instrucción y el rodillo del currículo.  

El aprendizaje de todos los alumnos está condicionado por un modelo educativo donde la diversidad, pese a las siglas que proliferan como etiqueta de recursos específico, tiene poca cabida.

El reto es enorme para maestros, profesores y familias. El aprendizaje de todos los alumnos está condicionado por un modelo educativo donde la diversidad, pese a las siglas que proliferan como etiqueta de recursos específico, tiene poca cabida. Ocurre para los aprendices con un desarrollo “normotípico” porque todavía hay exceso de “librillo” en la instrucción, pero sobre todo ocurre en los alumnos con alteraciones del neurodesarrollo; los llamados “especiales”. Ellos tienen condicionantes muy poderosos en su aprendizaje y socialización, y el despiste en aquellos que guían su aprendizaje, salvo excepciones, es generalizado.

La irrupción de la tecnología en los contextos educativos ha sido una de las principales fuentes de recursos para atender mejor la diversidad del alumnado; para adaptar la propuesta educativa. La proliferación de recursos ha venido de la mano de los dispositivos de mano, especialmente tabletas. El hecho de disponer de un dispositivo táctil, potente y realmente portable, ha marcado la diferencia en el uso de la tecnología para este colectivo de alumnos, aunque con demasiada frecuencia el uso de estos dispositivos se vincula sólo a aplicaciones específicas y/o contenido “enlatado” frecuentemente en modelos de aprendizaje conductista que no termina de mejorar la integración ni la transferencia de aprendizajes al contexto natural; a la vida real de los alumnos.

La revolución llegó cuando empezamos a utilizar dispositivos móviles (smartphones y tablets) que, además de llevar incorporadas funciones de accesibilidad en sus sistemas operativos, nos permitieron incorporar aplicaciones diseñadas y desarrolladas para facilitar la adquisición de aprendizajes, la comunicación, la representación, el entrenamiento de la función ejecutiva, discriminación visual y auditiva, atención selectiva y sostenida, mejora de la concentración, la mejora de la memoria visual y auditiva, la orientación espacial, reeducación de procesos de lecto-escritura e incluso para trabajar la teoría de la mente y la anticipación, por poner algunos ejemplos.  

 

Si bien es cierto que muchos alumnos con necesidades educativas han podido mejorar su aprendizaje e integración con este tipo de aplicaciones, también lo es que el uso de las mismas ha sido mucho más frecuente en el entorno familiar y en entornos clínicos de intervención que en entornos escolares. Es frecuente encontrar dotación de dispositivos en centros educativos que caen en desuso porque nadie los administra o están desactualizados. No tanto por los profesionales especializados (orientadores, maestros de PT o audición y lenguaje), sino sobre todo por maestros y profesorado no especializado. Lo cual indica, que son recursos todavía con una escasa repercusión en la vida escolar de los alumnos.

Actualmente el uso de apps educativas en dispositivos de mano convive con el fuerte desarrollo de aplicaciones en la Nube. Es un hecho que en los entornos escolares más avanzados, el navegador de Internet cada vez adquiere mayor protagonismo, fundamentalmente por la necesidad de colaboración, inmediatez en la comunicación, el acceso a la información y el uso de suites de aprendizaje y productividad que no dependen de equipos locales. Por eso triunfan, entre otras cosas, los Chromebooks, por poner un ejemplo.

Es por ello que, desde nuestro punto de vista, el escenario está cambiando y necesitamos incorporar funcionalidades a la aplicaciones de aprendizaje y productividad que específicamente hagan este nuevo ecosistema accesible y “usable” por las personas con necesidades educativas especiales. La escritura por voz, la simplificación de páginas web, extensiones en el navegador que permitan usar diccionarios visuales de pictogramas, notas de voz, facilitadores de lectura sobre cualquier texto, son algunos ejemplos que están apareciendo y que permitirán que todos los alumnos se beneficien de un aprendizaje y una usabilidad que contemple la diversidad que somos. Es el caso de la extensión Read&Write de Text-Help que actúa sobre el navegador Chrome y se integra en G Suite, además de otras extensiones de accesibilidad en el navegador Chrome. Con todo, no hay muchas aplicaciones específicas y más allá de la accesibilidad sobre navegador, hay mucho camino por recorrer.

 

Texthelp - Read&Write y FluencyTutor

Texthelp - Read&Write y FluencyTutor

por Óscar Secorún, International Business Manager - Spain & LATAM Education en Texthelp

Ayudando a aumentar la confianza en la lectura, la comprensión y la escritura de cada estudiante.

Nadie conoce tu aula y tus estudiantes mejor que tú. Cada alumno es diferente, con sus puntos fuertes y débiles. Y cada profesor es distinto, con sus habilidades tecnológicas y con su experiencia educadora.

Todos los que participamos en el proceso educativo de las nuevas generaciones buscamos objetivos similares, y para alcanzarlos nos encontramos con barreras que a veces son complicadas de superar.

En Texthelp creemos que el desarrollo competencial es el pasaporte de todo estudiante para alcanzar el éxito. Nuestro principal deseo es mejorar la comunicación entre las personas. Eso nos lleva a crear aplicaciones inteligentes y sencillas con el objetivo de mejorar aquellas barreras relacionadas con la lectura, la comprensión y la escritura de nuestros jóvenes en cualquier idioma.

Read&Write for Google Chrome

Para todos los estudiantes. Para toda la escuela.

Read&Write es una de las extensiones Premium de Google Chrome con más usuarios en todo el mundo. En Estados Unidos, más de 5 millones de estudiantes y profesores disfrutan de este software de asistencia al aprendizaje que mejora la accesibilidad a documentos (Docs, Slides, Forms, PDFs, ePUBs) y facilita la navegación por internet simplificando el acceso a la web bajo una perspectiva educativa. Todas sus herramientas están disponibles en cuatro idiomas: inglés, castellano, francés y portugués. Es genial para estudiantes de todas las edades, incluyendo aquellos con dislexia y otras dificultades para el aprendizaje, haciendo que aumente su confianza trabajando de forma individualizada y autónoma.

¿Qué nos ofrece Read&Write?

Read&Write es una sencilla e intuitiva barra de herramientas que, una vez descargada, se integra a la perfección en nuestra cuenta de usuario de Chrome, pudiendo acceder a ella en cualquier situación dentro de nuestro navegador Chrome.

Desde ella se puede acceder en todo momento a herramientas que permiten escuchar en voz alta, con un acento y entonación correctos, cualquier texto que aparezca en la pantalla. Gracias al diccionario tradicional y al diccionario de pictogramas, se aprende el significado de aquellas palabras desconocidas para el lector. Con la herramienta de vocabulario, se pueden crear fácilmente glosarios de manera automática; y con los subrayadores y la herramienta de compilar texto, se pueden hacer resúmenes de cualquier texto y web, creando automáticamente la bibliografía para que el usuario sepa en todo momento de donde provienen las fuentes. La herramienta de predicción de texto actúa de manera inteligente y autónoma ayudando al usuario a estructurar las frases de manera más completa. Todo esto y mucho más, en cualquiera de los cuatro idiomas comentados anteriormente.

Gracias al conjunto de herramientas y al hecho de poder trabajar en cualquier situación dentro de Chrome, Read&Write se convierte en la aplicación ideal para toda la escuela, ya que cada estudiante y cada profesor podrán encontrar herramientas que le facilitarán considerablemente su día a día.

FluencyTutor for Google

Fomenta la lectura. Aumenta la comprensión. Mejora la pronunciación.

En Texthelp queremos ayudar a aquellos alumnos que tienen más dificultades con la lectura y, por consiguiente, echar una mano a los profesores que se preocupan por el hábito a la lectura de sus estudiantes. Buscábamos crear un complemento ideal para Read&Write for Google Chrome y una aplicación que se integrara de manera sencilla con Google Classroom para que el profesor pudiera compartir la experiencia con todos sus alumnos.

La solución es FluencyTutor for Google Chrome, la aplicación que permite compartir cualquier texto en más de 20 idiomas con los alumnos, facilitándoles el proceso de lectura, aumentando la comprensión y mejorando la pronunciación.

El principal objetivo de la aplicación es conseguir que el alumno se grabe leyendo el texto en voz alta, en un ambiente relajado y lejos de la presión del aula,  y que envíe la grabación al profesor que lo ha compartido con él. Antes de grabarse, éste debe utilizar las diferentes herramientas de FluencyTutor que le ayudarán a mejorar los tres aspectos comentados anteriormente. Con la herramienta de escuchar el texto en voz alta, el alumno mejora la pronunciación de aquellas palabras que le resultan más complicadas y aprende el tono y la entonación correctas del idioma que se está trabajando. Con el diccionario tradicional y el de pictogramas, se mejora la comprensión de aquellas palabras desconocidas, y por consiguiente, la comprensión global del texto.

Una vez trabajado el texto, el alumno puede grabarse leyéndolo en voz alta, se puede escuchar una y otra vez y se lo envía a su profesor de manera sencilla, vinculando todo este proceso a Google Classroom.

El profesor puede controlar en todo momento el progreso de cada alumno gracias a su pantalla de gestión: por grupo y por alumno. Puede dar un feedback rápido sobre la grabación o la puede corregir de manera precisa obteniendo automáticamente métricas relacionadas con las palabras leídas correctamente por minuto, el ratio de error, y muchas más. Todas las métricas se pueden exportar a Google Sheets.

 

ieducando, primer distribuidor oficial de Texthelp en España

Gracias a un acuerdo entre Texthelp e ieducando, los alumnos y profesores de todos los colegios y universidades españolas podrán acceder a estas herramientas. De esta manera, ieducando se convierte en el primer distribuidor oficial de Texthelp en España y continúa ofreciendo a centros y profesores herramientas innovadoras y formación personalizada para atender a las necesidades de todos los alumnos y generar cambios significativos en el aula.

 

Los cimientos de un proyecto educativo

Los cimientos de un proyecto educativo

por Bartomeu Castell, coordinador del proyecto a21 del Institut Joan Alcover

Un proyecto nace de las motivaciones y del consenso de los miembros de una comunidad. Nuestro proyecto a21 no es una excepción. Por un lado, un grupo de profesores manifiesta la necesidad de querer formarse para poder desarrollar aprendizajes basados en proyectos. Por otro lado, las familias exponen la posibilidad de introducir dispositivos digitales en el aula para facilitar el aprendizaje y la motivación de los alumnos. Y, finalmente, el equipo directivo muestra su obsesión constante para mejorar los canales de comunicación entre todos los estamentos de la comunidad. Con la confluencia de estas tres demandas se empiezan a esbozar los cimientos de un ambicioso proyecto que tiene un claro objetivo intrínseco: mejorar las metodologías de aprendizaje.

El objetivo subyacente

Aunque el objetivo intrínseco de mejorar las metodologías es común a muchos proyectos educativos, siempre existe una motivación importante que subyace debajo de esta. El objetivo subyacente debe ser siempre el leitmotiv de cualquier educador, ya sea la propia familia o los docentes de un centro: formar individuos que contribuyan a mejorar la sociedad. Pero, ¿qué clase de individuos necesita nuestra sociedad? Las respuestas pueden ser muy variadas pero, una vez se agrupan, se hace muy fácil llegar a unos puntos en común: individuos capaces de dialogar y llegar a acuerdos consensuados, capaces de trabajar en equipo y cooperar para fines comunes, capaces de mostrar respeto y ser críticos desde una perspectiva constructiva, capaces de crear y desarrollar nuevas vías para la mejora de la sociedad. A partir de estos ejes centrales comenzamos a redefinir las habilidades que queremos desarrollar entre los individuos de nuestra comunidad educativa, a la vez que empezamos a investigar las herramientas que encajan mejor en el desarrollo de estas competencias.

El resultado exponencial

Cada centro es una realidad única que exige unas actuaciones específicas ligadas directamente al contexto, dinámicas y peculiaridades propias. Existen centros de nueva creación que comienzan directamente con una filosofía metodológica concreta que los docentes que se incorporen tendrán que asumir. Existen otros con un perfil de alumnos más complicado que optan por metodologías innovadoras porque pueden ser un revulsivo y un punto de encuentro entre las demandas curriculares y los intereses del alumnado. Pero existen otros centros, como el nuestro, en que los buenos resultados académicos no cuestionan los procesos de aprendizaje. Es en estos centros donde una reformulación metodológica puede conseguir unos resultados exponenciales en el proceso de formación de los alumnos.

La democratización tecnológica

Es indiscutible que un cambio de herramienta no tiene porqué llevar asociado un cambio de metodología. Igualmente, se pueden utilizar metodologías de aprendizaje avanzadas sin necesidad de disponer de aplicaciones digitales. Ahora bien, introducir herramientas innovadoras pueden hacer replantear esquemas tradicionales. He aquí la clave del éxito de un proyecto como el a21. Utilizar nuevas aplicaciones, no significa poner una espada de Damocles exigiendo, a los docentes, cambios en su manera de enseñar. Todo lo contrario, con el cambio de herramientas los docentes pueden seguir utilizando las metodologías que han usado hasta la fecha, pero, es indudable que, mientras vayan incorporando estos nuevos instrumentos, irán abriendo el abanico de nuevas posibilidades que estas aplicaciones llevan insertadas en su propio ADN. Gracias a la democratización tecnológica que vivimos en este siglo, herramientas innovadoras que fomenten la creatividad, la comunicación y la cooperación están al alcance de cualquier centro educativo, independientemente de su capacidad económica. La plataforma de G Suite, que se ofrece gratuitamente en Google for Education, es una buena muestra y la opción que, después de estudiar minuciosamente todas las demás posibilidades, escogimos sin titubear.

Utilizar nuevas aplicaciones, no significa poner una espada de Damocles exigiendo, a los docentes, cambios en su manera de enseñar.

La financiación (im)posible

Naturalmente, para que estas herramientas se puedan utilizar son necesarios dispositivos conectados a Internet. Este es el punto donde hemos encontrado a muchos centros que tiran la toalla esgrimiendo que no disponen de presupuesto suficiente para afrontar la financiación de dispositivos para docentes, personal laboral y alumnos. Nada más lejos de la realidad. Simplemente es necesaria una redistribución de las partidas económicas que, sobre todo las familias, dedican a la compra de material, libros, taquillas, AMPA, libros de lectura, cuadernos... Cuando calculamos lo que gastan nuestros alumnos de bachillerato en material escolar diverso descubrimos que el 85% de los recursos económicos de las familias se destinan a libros de texto. En otras palabras, se destina la mayor parte de dinero a comprar unos recursos de carácter dogmático, de uso individual y de contenidos estáticos, mientras que el objetivo de nuestro proyecto es desarrollar la capacidad crítica, cooperativa y creativa utilizando unas herramientas polivalentes que se adapten a contextos reales de aprendizaje y que nos ofrezcan un acceso a diferentes fuentes que faciliten el contraste de la información. Y, en este punto, nos damos cuenta de la gran incongruencia. Por una parte exigimos a las familias que tengan un ordenador en casa y al centro que posea el máximo número de ordenadores en las aulas para tareas académicas (con la duplicidad de dispositivos que ello conlleva), pero, por otro lado, nos gastamos, prácticamente todo el presupuesto en libros de texto. Nuestra solución fue clara: disminuir la partida presupuestaria que se dedica a la compra de libros de texto. Con esta iniciativa se ha conseguido un triple objetivo: abaratamiento del gasto de las familias en material escolar (hasta un 50%), compra de un dispositivo por individuo (un Chromebook, en nuestro caso) y utilización de dinámicas metodológicas avanzadas (nuevos roles para alumnos y docentes).

El criterio de selección

Desde nuestro punto de vista, el ecosistema de G Suite es indudablemente la opción más versátil para los centros educativos. Desde un panel de control central se pueden controlar todos los usuarios y aplicaciones disponibles en el centro. Simple y eficaz. Los miembros de la comunidad educativa con un solo usuario y contraseña podrán acceder a todas las aplicaciones disponibles desde cualquier dispositivo conectado a Internet. Contrariamente a lo que pueda parecer, ligarse a la plataforma de Google no supone tener que utilizar dispositivos con sistemas operativos propietarios de la compañía. La apertura de la plataforma permite que cualquier usuario de Windows, MacOS, IOS, Linux, Chrome OS o Android pueda acceder a su nube y utilizar sus aplicaciones. Este factor nos dió la libertad necesaria para poder seleccionar el dispositivo digital que mejor se adaptara a las necesidades de los usuarios. La decisión de escoger el Chromebook en lugar del iPad fue tomada en base a los resultados de las encuestas que realizamos entre los usuarios. Fueron esclarecedoras. El 100% de los encuestados ya disponía de un dispositivo táctil con cámara en su bolsillo y el 100% de los alumnos y profesores preferían escribir en un teclado físico. El Chromebook fue la elección para dotar a todos los alumnos de bachillerato, a los profesores y al personal no docente.

El estándar de comunicación

Para que la aceptación y uso de estos estándares sea un éxito es imprescindible la formación, no solo de los profesores, sino de todos y cada uno de los miembros de la comunidad educativa.

Es totalmente imprescindible que en un proyecto de estas características se cuente con un estándar de comunicación compartido por toda la comunidad educativa que incluye alumnos, docentes, familias y personal no docente. No solo es necesario que se instauren unos canales de comunicación funcionales, modernos y conectados a contextos reales, sino que estas pasarelas de información sean utilizadas por la totalidad de los miembros de la comunidad. Para que la aceptación y uso de estos estándares sea un éxito es imprescindible la formación, no solo de los profesores, sino de todos y cada uno de los miembros de la comunidad educativa. Para ello es necesario que se establezca una formación base donde se aborden el uso del correo como herramienta principal de comunicación, la utilización de calendarios colectivos para la sincronización de eventos, la estandarización de un paquete ofimático utilizado por todos, el uso de un gestor de aula compartido por todo el equipo docente y la sincronización de todos estos materiales en la nube para que, de esta manera, estén disponibles en cualquier dispositivo. Una vez asumida esta formación inicial impartida con las metodologías que queremos llevar a la aula y adaptada a los diferentes ritmos de aprendizaje, las formaciones posteriores de refuerzo irán destinadas a resolver problemas concretos expuestos por los usuarios.

Una vez llegados a este punto del proceso habremos conseguido fortalecer los cimientos básicos sobre los cuales empezar a consolidar unas metodologías que sirvan para desarrollar unos aprendizajes reales, participativos y activos. De esta manera, nuestros alumnos adquirirán unas aptitudes, destrezas y competencias que ayuden a hacer realidad el objetivo subyacente al que todo proyecto educativo tendría que aspirar.

“Aprendiendo por Proyectos o  Proyectando aprendizajes”

“Aprendiendo por Proyectos o Proyectando aprendizajes”

Por Germán Isabel Olmos, maestro de primaria en Colegio Mirasur

“Sed como agua de montaña, porque corre buscando salidas"

 

Un padre llega y le pregunta al maestro:

- ¿Cóoomo? ¿que no manda usted deberes?

- No. Mire, su hija trabaja mucho en mis clases...

- Pero oiga,...que yo me he dejado muchos años de mi vida hincando los codos para ahora tener que escuchar esto. Mínimo dos horas estudiaba yo en mis tiempos............- Sentenció el enojado padre.

(risas)

Qué gracia, ¿verdad? Pues a mí, ni pizca. Yo también estudié “en mis tiempos”, como todos, y más de dos horas...Pero oiga, que ahora, para el que no lo haya pillado aún, les toca el turno a sus hijos o alumnos. Que ahora Sí es su tiempo. Es lo que tiene la evolución humana,...que las cosas cambian porque progresamos; y el progreso viene del cambio; y un cambio de no hacer lo mismo que hicieron los romanos o los hombres y mujeres de la Prehistoria. Y esto no hay quien lo cuestione,...igual hay quien lo matice o lo mejore, pero innegable en el ser humano es el progreso.

Lejos de querer meterme en la teoría de los ABP, sobre lo cual aconsejo que se lea e insistiré en que se practique, pretendo que se entiendan ciertos procesos o buenas prácticas para conseguir un éxito duradero. Entendiendo como tal, el que se consiga en el alumno más que en el profesor.

En primer lugar aclarar que hay distintos tipos de Proyectos: Basados en retos, en problemas, etc. Casi todos persiguen el aprendizaje utilizando como medios el descubrimiento, “el hacer”, la reflexión o conciencia de lo aprendido o desaprendido, alcanzando un producto final cuya importancia dará que hablar algo más adelante.

Algunos tienen un objetivo final, diseñado por los docentes; otros en cambio, utilizan contenidos con el propósito del desarrollo competencial; los hay que utilizan el producto final como meta perceptible al final de un camino lleno de logros (procesos); los más atrevidos (quizás los más ricos en resultados) fomentan el aprendizaje utilizando los intereses del propio alumno para descubrir algo que desconoce incluso el profesor.

Entiendo que los ABP (Aprendizajes basados en proyectos) requieren de las siguientes premisas:

1. El profesor/guía/ formador debe entenderse como parte del error en el propósito del proyecto.

Esto se explica si entendemos que el maestro por tradición, siempre ha sido el portador y “aportador” del conocimiento, por lo que uno mismo se ha considerado único responsable en la transmisión conceptual. Si logramos incluirnos en el proceso, la necesidad de desaprenderlos será evidente y necesaria, pasando a inculcar en los alumnos hábitos de discusión, reflexión, duda, capacidad crítica y creativa. En definitiva, que un profesor se manifieste como “el sereno”, amo de las llaves de todas aquellas puertas que se abrirán a sus alumnos sin tener la absoluta certeza de saber lo que hay más allá de ellas, debería ser la mayor de sus aspiraciones. Dicho esto, parece que uno descuide el interés en que sus alumnos aprendan,....pero la realidad y las experiencias me han demostrado que lo que ellos aprenden es mucho más, o diferente, de los conocimientos que un profesor posee y que éste logra trasmitirles. Un símil, ocurrió hace unos años cuando un alumno reflexionó en voz alta, al término del juego “teléfono escacharrado” y con el objeto de que descubrieran que con el paso del tiempo y de los medios de transmisión, la información se modificaba. Entonces me dijo:

- ¡Este juego es igual que lo que tú nos enseñas!

Yo pregunté el motivo expectante, ya que no entendí su reflexión.

- Claro, profe, es igual porque tú nos enseñas lo que un día te enseñó tu maestro y a ese maestro un día le enseño otro, así sucesivamente. Además, siempre nos dices que las cosas cambian, y que la manzana que hoy es verde, mañana puede ser roja.

Por eso, que el profesor se autoconsidere como parte de los errores, fomentará que cada una de las fases del ABP sean constantemente rediseñadas, evaluadas y reprogramadas.

2. La principal preocupación en el inicio del proyecto será encender la llama de la hoguera.

Como si se tratara de una velada a la luz y calor de una hoguera, los niños deben percibir su luz y la magia que sale de las llamas. Hay que conseguir que los alumnos se sientan cautivados...es decir MOTIVADOS antes de empezar un proyecto. El aprendizaje durante el proceso estará siempre supeditado a la actitud que se muestre ante él. La actividades iniciales estarán encaminadas a despertar en el alumno las ganas de soñar, crear y descubrir. No importará tanto el tipo de ABP en esta fase tanto como las expectativas que se generen el individuo.

Esas actividades de “enganche” deben ser el punto de partida del proceso del proyecto.

3. Los personajes del proyecto llevarán por nombre y apellidos iguales a los de tu lista de clase.

Estamos acostumbrados a buscar en las programaciones de actividades y desempeños el éxito del que las diseña. En un ABP, cada alumno deberá sentirse ÚTIL, esto le asegurará un interés superlativo en él. Por poner un pequeño ejemplo, seguro que recordáis situaciones en las que en cierta lectura aparece un nombre igual al de un alumno de la clase...¿Cuál es la inmediata reacción de ese alumno? Pues que en ese instante, adquiere protagonismo, se siente por momentos parte de la historieta narrada, protagonista.

En un proyecto, al alumno hay que darle la responsabilidad que le brinda la magia al pertenecer a él. Adquiere la obligación moral de ser el protagonista, decidir procesos y ritmos... en definitiva le estaremos dando permiso para que descubra centros de interés personales para seguir construyendo aprendizajes.

4. La importancia del cuento: Inicio, nudo y desenlace.

Hablábamos de lo que ocurre al principio, sus elementos motivadores, los personajes y su importancia en la historia. Pero no podemos contar un cuento, únicamente presentando a los personajes y concluyendo con “... fueron felices y comieron perdices”. En un ABP, como en un cuento, cuenta el nudo. El nudo, el proceso, serán todas aquellas fases, desempeños que generen construcciones. Muestras de evidencias para el profesor de que aquellos objetivos, competencias, destrezas,...en definitiva aprendizajes, se están alcanzando.

En un proyecto, por citar ejemplos, existirán de forma obligada (o muy aconsejable), diseños de actividades en las que los alumnos formulen hipótesis, reflexiones o debatan en pequeños grupos sobre un reto o pregunta lanzada por el profesor, cuyo objetivo será el de recoger evidencias del progreso en trabajo cooperativo o incluso la mejoría en competencia comunicativa. Como veis, se puede pretender que no sea lo importante el tema del debate o lo acertado que se manifiesten entorno a su discurso, en beneficio de buscar un desarrollo más competencial.

5. El éxito del fracaso del producto.

Parecen antagonismos, ¿verdad? Veamos cómo darle la vuelta. Al término de un proyecto, es importante que hagamos consciente al alumno, no tanto del producto final, como de todos aquellos aspectos trabajados durante la duración del mismo.

Puede ocurrir que la sensación de éxito o fracaso tenga que ver con el producto. Y en muchas ocasiones tales productos tienen que ver con algo artístico, o un mural, por ejemplificarlo...¿y si el niño no se le da nada bien las manualidades?; o tienen que ver con un periódico,...¿y si el alumno no maneja bien el vocabulario, la redacción o tiene mala grafía?; o tienen que hacer un documental, pero... ¿y si no es buen comunicador?

Desde luego, nada tendrá que ver el producto final con su evaluación final. Habrá que tratar el producto, simplemente como el final del proyecto, que si encima, está bien, pues mejor.

De lo que hablo es de intentar que, en caso de hacer un mejorable documental, actividad plástica, o un periódico no muy atractivo, los alumnos sean conscientes de que el resultado final será la suma de cada uno de los pasos que logre dar hasta llegar al producto.

En conclusión, trabajar por proyectos, debe ir de la mano con que los alumnos sean capaces de proyectar aprendizajes, ser conscientes de ellos.

El impacto del WI-FI en la salud

El impacto del WI-FI en la salud

Por Javier Iñesta, Presales Engineer en Exclusive Networks

 

El Ministerio de Turismo, en su Directiva 1999/5/CE hace la siguiente aclaración acerca de las bandas de frecuencia (el Wi-Fi, en particular):

Los equipos wifi que operan en la banda de 2,4 GHz solo pueden ponerse en servicio si lo hacen en la banda de frecuencias de 2400 a 2483,5 MHz y la potencia máxima de salida no puede sobrepasar los 100 mW (miliwatios). El responsable de la puesta en el mercado de este tipo de dispositivos […], deberán garantizar que el equipo no sobrepase ni la potencia ni la banda de frecuencias de trabajo, establecidas en el CNAF. […]”.

Por sus características físicas, la frecuencia inalámbrica que más se usaba, en los comienzos del uso de redes inalámbrica, era la de 2.4 GHz, ya que tiene una gran dispersión y capacidad para atravesar materiales, pero con una velocidad no demasiado elevada. Además, la banda de 2.4 GHz no es una banda licenciada para uso exclusivo de Wi-Fi.

Unos años más tarde, se normalizó el uso de la frecuencia de 5GHz, que dotó de mejores prestaciones y de una porción del espectro radioeléctrico reservado para las transmisiones inalámbricas de corto y medio alcance.

La popularización en el uso de estas dos bandas no ha llegado exenta de polémica. Algunos colectivos de padres se han puesto en pie de guerra debido a que estaban observando el crecimiento de problemas de salud infantil en niños con edades comprendidas entre los 6 y los 16 años, tales como: problemas de sueño, dolores de cabeza, hipersensibilidad electromagnética…Todos ellos, síntomas sin ningún nexo en común.

Como es imaginable, esto ha causado gran revuelo en la comunidad educativa, ya que la mayoría de los nuevos programas educativos se apoyan en la tecnología, y la forma más eficaz de impartir las clases es a través de las nuevas herramientas audiovisuales.

En mayor o menor medida, estas nuevas herramientas se apoyan en tecnologías de comunicaciones para obtener los contenidos desde Internet (según las últimas encuestas, la práctica totalidad de colegios públicos y privados en España tienen conexión a Internet, de mayor o menor velocidad).

Las plataformas que están detrás de estos movimientos se escudan en estudios y documentos de investigación relativos a las radiaciones de bandas de menor frecuencia, tales como la telefonía móvil, o las microondas, provocando una mala información sobre los efectos nocivos de cualquier tipo de radiación.

 

Gráfico 1. Tipos de radiación

Fuente: https://www.educ.ar

Fuente: https://www.educ.ar

En el gráfico 1 se observa los diferentes tipos de radiación, las frecuencias que se manejan en ellas, y ciertos elementos de uso común en nuestra vida diaria.

Podemos ver que hay dos tipos de radiaciones: las ionizantes y las no-ionizantes. Convivimos a diario con radiaciones en frecuencias muy bajas (del orden de los Hercios) como las torres de alta tensión o los aparatos de radio AM y FM.

Un poco más a la derecha en el espectro, tenemos los microondas o incluso los teléfonos inalámbricos. Pues bien, entre estos dos dispositivos de uso tan común en nuestro día a día, se encuentran las tan denostadas Redes de Acceso Inalámbrico (WLAN).

Es más ‘peligroso’ estar sometido a la luz de las bombillas o ver la televisión, que a nuestros dispositivos de red inalámbrica

Como se puede observar, es más “peligroso” estar sometido a la luz de las bombillas o ver la televisión, que a nuestros dispositivos de red inalámbrica, y actividades que hacemos a diario resultarían ser mucho más dañinas de lo que pensamos. Y, ninguno de nosotros está dispuesto a leer bajo la luz de una vela o a dejar de estar informado a través de la televisión o la radio.

Como siempre, el peligro viene determinado por el tipo de radiación y por el tiempo de exposición. A diario nos exponemos a fuentes de emisiones, algunas de ellas ionizantes, pero en proporciones tan bajas que resultan inofensivas y, por el contrario, todos sabemos lo que pasa cuando nos exponemos demasiado al sol.

En definitiva, lo que se quiere transmitir en este artículo es que, como todo en esta vida, todo ha de tomarse en su justa proporción. No podemos vivir despreocupados ante cierto tipo de radiaciones, pero desde luego, aquellas que hacen nuestra vida digital más fácil no son las que nos tienen que quitar el sueño. 

ieducando se suma a la XII Jornada FADESIB: Educación en red

ieducando se suma a la XII Jornada FADESIB: Educación en red

El pasado viernes se celebró en la Universidad de las Islas Baleares la XII Jornada FADESIB, organizada por la Federación de Asociaciones de Directores y Directoras de Educación Secundaria de las Islas Baleares, y donde ieducando participó sumándose al equipo de ponentes. Como cada año, el evento reunió en Palma a casi un centenar de directores y docentes de la comunidad así como a autoridades relacionadas con el sector educativo de diversos puntos de España. En esta ocasión, las charlas, ponencias y debates giraron en torno a la educación en red, uno de los aspectos clave en la transformación del modelo educativo a la que estamos asistiendo. 

El salón de actos del edificio Guillem Cifré de Colonya albergó a lo largo de 8 horas una serie de exposiciones que pretendían explorar el aprendizaje cooperativo, el trabajo entre iguales y las redes profesionales. Todo ello, ejemplificado con casos de éxito vividos por los propios profesionales encargados de participar en la jornada. Una apuesta que puso de manifiesto que el entorno ha cambiado. No hay duda de que ha habido un cambio de paradigma y es necesario adoptar nuevas estrategias para adaptarnos a él. 

El encargado de inaugurar la sesión fue Boris Mir, Director adjunto de Escola Nova 21, al que siguió Isabel Górriz y Eva Agós, ambas pertenecientes al Departamento de Educación de la Comunidad Foral de Navarra. Miriam Fuentes, Directora de ADESMA, y Joan Jordi Muntaner, Catedrático de Pedagogía aplicada de la UIB, continuaron con la jornada hasta la pausa del almuerzo, retomándola Xavier Chavarría, Inspector de educación de la Generalitat de Cataluña tras el descanso. 

Desde ieducando, Jaime Conde, Responsable de operaciones, y Toni Ribas, Consultor de educación en Baleares, fueron los encargados de poner el broche de oro a la jornada con su ponencia: "Transforma tu aula con Google", donde versaron sobre el andamio tecnológico necesario para que los centros lleven la transformación y la innovación a sus aulas. Además, expusieron cómo las aplicaciones de G Suite for Education junto con los dispositivos Chromebooks, pueden ayudar a los diversos colegios a realizar dicha transformación de una manera fácil y cómoda, ya que ambas herramientas han sido concebidas para el trabajo colaborativo y en la nube.

En definitiva, una sesión productiva que ha perseguido la meta de enriquecer el día día a día de docentes y gestores de centro a través del debate y la puesta en común de experiencias reales. Ahora la pelota está en el tejado de aquellos que toman las decisiones y su elección o no de sumarse al cambio que ya está en marcha. 

ieducando participará en SIMO 2016

ieducando participará en SIMO 2016

simo arriba.png

En ieducando llevamos años sin perdemos ni un detalle de lo que acontece en SIMO, pero este año vamos a sumergirnos plenamente. Participaremos como co-expositores de HP y dispondremos de un stand (el 12G05) donde nuestro equipo de profesionales estará a tu disposición durante los 3 días que dura el evento (del 19 al 21 de octubre). 

ieducando aterriza en SIMO con un completo programa con una base común: Google for Education. En nuestro espacio dentro de SIMO, no sólo mostraremos las últimas novedades en G Suite for Education (Classroom, Formularios, Sites….) y dispositivos Chromebooks, sino que nuestros profesionales enseñarán a los asistentes a sacarle el máximo partido dentro del aula de una manera totalmente práctica. Puedes ver la agenda completa de actividades de ieducando en SIMO aquí.

Siempre a la vanguardia del sector educativo, ieducando apostará firmemente por una tendencia que está cobrando cada vez más fuerza fuera de nuestras fronteras y que, sin duda, llegará para quedarse: la realidad virtual. Gracias a Expeditions y las Cardboards, aquellos que se acerquen a nuestro stand podrán vivir en primera persona lo que supone sumergir a los alumnos en una experiencia de aprendizaje totalmente inmersiva.  

Todos los talleres, demos y ponencias tendrán media hora de duración y se llevarán a cabo de manera continua durante los tres días que se celebra la feria para que todos los visitantes puedan acceder a ellos sin importar el día o la hora a la que acudan.  

Por otra parte, compartiremos las experiencias y casos de éxito de centros y profesionales del sector en el stand de HP, según la siguiente agenda: 

  • Miércoles 19: "Aprendemos en la nube" por Alberto Gilsanz y Alberto Rafael Soler de Escuelas San José. 

  • Jueves 20: "Transformando el aprendizaje con Google" por Gonzalo Romero y Eva Teba de Colegio Mirasur

  • Viernes 21: "La evaluación de aprendizajes en entornos de colaboración" por Miguel Ujeda, Director Pedagógico de ieducando

Además, Marc Sanz, responsable de Google for Education para España y el sur de Europa, también participará en nuestro stand resolviendo todas las cuestiones y dudas que los visitantes le planteen. 

Y como premio a nuestro público, al finalizar cada jornada sortearemos un dispositivo Chromebook HP 11 G4 entre aquellos visitantes que hayan pasado por nuestro stand a lo largo del día y se hayan registrado en dicho sorteo.

Por último, en ieducando tiramos la casa por la ventana y lanzamos la Promoción SIMO 2016, donde podréis adquirir Kit de Expeditions, Carros de almacenamiento con Chromebooks HP 11 G4, Chromebooks de otros fabricantes o contratar servicios a la educación a precio reducido. Puedes ver todo lo relacionado con la promoción haciendo click en el siguiente enlace.

¡Te esperamos en SIMO! Recuerda, estamos en el stand 12G05, junto a la Plaza Campus. 

 

 

Maniobras educativas (II)

Maniobras educativas (II)

Por Miguel Ujeda Gálvez, Director Pedagógico de ieducando

Los centros educativos buscan el cambio y la mejora educativa para potenciar la adquisición de nuevas destrezas y desarrollar las competencias de los alumnos apoyados en tecnología. En un artículo anterior, indicaba que sólo la tecnología centrada en la colaboración, multi-plataforma y multi-dispositivo nos puede ayudar a ello.

La cuestión está en que si queremos mejorar los aprendizajes, hemos de centrar el foco en la evaluación y para ello necesitamos apoyarnos en herramientas concretas que hagan que este proceso de cambio sea viable. Dicho de otro modo: No podemos decir que buscamos el cambio y la mejora educativa si las destrezas que incentivamos en el uso de herramientas, al final estructuran modos de acceso al aprendizaje, centrados en modelos transmisivos e individualistas.  

Hay viajes que pueden ser interesantes pero excesivamente costosos y hay inercias que incluso son más peligrosas que esos viajes porque ocasionan una deriva en los proyectos educativos y en la gestión de las personas que los integran, paralizante.

Por otro lado, parece evidente que cuando buscamos mejorar aprendizajes, no podemos añadir tareas a alumnos y profesores sin sustituir las existentes. No se trata de “ponerse” cosas encima de lo que ya hacemos, porque entonces no cambia nada y corremos el riesgo de incurrir en sobrecargas de trabajo que siempre son contraproducentes a medio y largo plazo, además de un eficaz antídoto frente a todo intento de innovación y cambio posterior. Lo razonable es elegir el mejor modo de acompañar el aprendizaje de los alumnos y racionalizar esfuerzos, tanto personales como económicos. Hay viajes que pueden ser interesantes pero excesivamente costosos y hay inercias que incluso son más peligrosas que esos viajes porque ocasionan una deriva en los proyectos educativos y en la gestión de las personas que los integran, paralizante.

Cambiar la evaluación implica reconsiderar nuestro rol y el modo en que prestamos asistencia a nuestros alumnos. No es añadir; sino cambiar. Conforme los alumnos van adquiriendo mayor autonomía, la tendencia es a focalizar nuestro apoyo directo y presencial en aquellos aprendizajes de orden superior y en los alumnos que presentan más necesidades. Es decir, nos ocuparemos sobre todo de apoyar y guiar proyectos de trabajo en cooperativo, mejorar la auto-evaluación y co-evaluación y la creación de productos de aprendizaje, por citar algunos ejemplos. Por lo tanto, en lo que se refiere a evaluación, procuraremos invertir más tiempo y esfuerzos en evaluar estos aprendizajes de orden superior y menos en los de orden inferior. Para ello necesitamos apoyarnos en tecnología una vez más. Podemos hacer que los aprendizajes relacionados con niveles 1 y 2 de la taxonomía de Bloom (recordar y comprender) sean evaluados de manera automatizada. 

¿Cómo hacerlo? Suelo orientar a los profesores a “derivar” la evaluación de aprendizajes memorísticos y de comprensión (incluso determinados aprendizajes de aplicación o resolución) en cuestionarios que se auto-califican y en material de apoyo que permite “medir” la interacción y comprensión de los alumnos. Algunos ejemplos perfectos de esto son las pruebas objetivas creadas con herramientas como Socrative o Google Forms, el enriquecimiento de vídeo educativo con EdPuzzle o PlayPosit y la gamificación de la experiencia de aula con ClassDojo o ClassCraft.

La evaluación de competencias y aprendizajes más complejos suele combinar diversos instrumentos pero hay cierto consenso en la evaluación por medio de rúbricas. Las rúbricas son en realidad una estrategia de evaluación que emplea una matriz de criterios específicos y esenciales que permiten valorar la consecución de aprendizajes competenciales. Dicho de otro modo, ser competente en algo, se evidencia en unas conductas determinadas, como en la vida real. Sabemos que al decir que alguien es o no competente, la valoración no puede ser blanco o negro. Por eso, la rúbrica permite establecer una escala precisa en la que podemos valorar concretamente diversas dimensiones del modo de hacer de los alumnos.

Las rúbricas suelen compartirse con el alumnado para ayudarles a identificar lo que se espera de ellos. Esto ya hace que el aprendizaje sea más eficaz. No es lo mismo que te digan que has de trabajar en equipo bien, a que te muestren de forma precisa qué conductas definen el trabajo en equipo.  Lo segundo ayuda a que los alumnos ajusten sus esfuerzos más eficazmente al desarrollo competencial esperado. Además abre la puerta a enriquecer la evaluación por parte del profesor con co-evaluación entre alumnos y autoevaluación.

Las rúbricas no se construyen fácilmente. Muchos profesores se ayudan de portales como Rubistar, aplicaciones que se vinculan con contenido ediutorial o, mejor aún, de aplicaciones creadas por otros educadores como CoRubrics de Jaume Feliu que permite dinamizar todo el proceso de creación, distribución y calificación de la rúbrica integrado con Google Apps for Education. Lo importante es tener claro que la tecnología es un elemento fundamental para hacer efectivo un modelo de evaluación competencial.

La redefinición del rol de aquellos que guiamos aprendizajes, sean alumnos o profesores, necesariamente pasa por repensar a qué y cómo le prestamos nuestra atención.

Si dinamizamos la evaluación de aprendizajes de orden inferior con herramientas que nos ayuden a reducir la carga de trabajo de correcciones y el tiempo invertido en clase a este tipo de aprendizajes, sin duda podremos prestar a nuestros alumnos mejor atención y orientación y dedicar más tiempo para evaluar los aprendizajes más complejos. La redefinición del rol de aquellos que guiamos aprendizajes, sean alumnos o profesores, necesariamente pasa por repensar a qué y cómo le prestamos nuestra atención. Como en cualquier perfil educador, hacia dónde orientamos nuestra atención es lo que al final determina lo que es o no importante para nuestros aprendices y educandos.

Me gusta decir que en este reto de la nueva evaluación para nuevos aprendizajes, tenemos en la tecnología un gran aliado. ¿Puede haber innovación en evaluación sin tecnología? Puede, pero requiere de mayor esfuerzo, termina siendo difícilmente escalable a todos los alumnos e imposible de sostener en el tiempo.  

Maniobras educativas (I)

Maniobras educativas (I)

Por Miguel Ujeda Gálvez, Director Pedagógico de ieducando

La mayoría de profesores y escuelas que andan a vueltas con la innovación educativa, hacen tope en la evaluación. Al trabajar con profesores de muchas escuelas voy constatando que el problema de la innovación no es únicamente la falta de proyecto. Hay un problema casi igual de importante: evaluar eficazmente el nuevo modo de aprender de los alumnos. Se trata de saber evidenciar la mejora en el aprendizaje en las nuevas competencias (pensamiento crítico, resolución de problemas, trabajo en equipo, creatividad y comunicación) y saber al mismo tiempo, contarlo o dar cuenta de ello.

Hay cierto desasosiego en el personal. El oso de la innovación zarandea las colmenas de profesores de muchos colegios, aunque hay un buen número de ellos que “no mueve ficha” porque dicen que sus alumnos obtienen buenos resultados. Lo oigo mucho en boca de profesores de Bachillerato. Es una pena, pero con honrosas excepciones, la caduca PAU es una formidable trinchera donde ganar tiempo o simplemente mirar como otros salen a descubierto; hacia el necesario cambio. Hay una expresión popular que quizá lo expresa mejor: “mirar los toros desde la barrera”.

Los profesores que se escudan en la evaluación de aprendizajes para no mejorar, conciben el cambio educativo sólo bajo motivos extrínsecos a la propia naturaleza del aprendizaje y a lo que los alumnos se van a encontrar al dejar la escuela. Pero también es cierto que estos profesores tienen parte de razón porque, precisamente si no cambia la evaluación, no cambia el aprendizaje. Cosa bien distinta es que podamos justificar que nosotros no cambiamos porque otros no lo hacen o que confundamos evaluación con la estandarización de aprendizajes.

Si la innovación no alcanza la evaluación, no se consolida ni se expande

Esto es lo que vengo a reivindicar: si la innovación no alcanza la evaluación, no se consolida ni se expande. Y para ello se requiere de una de las competencias más importantes en los educadores hoy: evaluar la propia experiencia con lucidez y desarrollar el capital decisorio necesario para no perderse en incorporar uso tecnológicos que no tendrán continuidad. Antes se llamaba investigación-acción y describe un proceso contínuo de mejora por medio del análisis de lo que funciona y lo que no funciona para introducir cambios en el diseño de las experiencias de aprendizaje, incluida la evaluación.  Lo que ocurre es que ahora sabemos que este proceso no es personal, sino social. Es un proceso que compromete el proyecto educativo y el capital social de la escuela. El profesor que innova en soledad termina “quemado”, “apartado” o simplemente “agotado”.

Pongo un ejemplo: si introducimos el modelo Flipped Classroom o Flipped Learning y no tenemos en cuenta que los objetivos de aprendizaje “invertidos” tienen que formar parte de la evaluación de una manera clara y cuidada, probablemente fracasaremos. No basta con hacer un esfuerzo en el diseño y creación de contenido, sino que es necesario preguntarse desde el principio por el modo en que vamos a medir y valorar el acceso al mismo y la resolución de actividades en el “antes” y “mientras” la clase.  Es decir, que hemos de anticipar que los vídeos y materiales dinamizados en actividades “fuera del aula” han de ser convenientemente evaluados, tanto como las actividades que hacemos en el aula. Tenemos que disponer de evidencia de quién ha visto y comprendido la tarea, de cuándo la ha hecho o si un elevado número de alumnos ha tenido dificultades con un aprendizaje en concreto. No seguiremos evaluando como lo hacíamos antes.

Hemos de cambiar la evaluación e introducir creatividad pedagógica para afrontar este reto porque corremos el riesgo de asumir que la innovación son unas “maniobras” donde ensayamos técnicas y metodologías diversas y al final concluimos en la nota de siempre, con los criterios de siempre y pretendiendo que los alumnos traguen con ello sin pena ni gloria.

Los equipos de profesores son reactivos ante los cambios, sobre todo cuando no llevan consigo una perspectiva de mejora real de los aprendizajes y hacer de la escuela más interesante para todos. Para mejorar realmente los aprendizajes, hay que experimentar “el destierro” de aprender de otra forma, dentro y fuera del aula. Es necesario tomar conciencia de que la mayor parte de contenido generado para el aprendizaje, está hecho desde paradigmas que consideran la evaluación como una mera rendición de cuentas y en la que el error tiene pena capital: la sanción.

La gente que visita centros educativos de distinto tipo -como es mi caso- suele fijarse en la disposición de los alumnos en el aula, si hay o no agrupaciones, si las paredes del aula “hablan” de la vida escolar o del modo en que los profesores se comportan en el aula. A mí, particularmente me gusta fijarme en lo que los alumnos tienen encima de sus mesas; de lo que están haciendo. Y me horroriza ver el modo en que muchos alumnos borran sus errores con goma que hasta borra el bolígrafo. También veo muchas veces inseguridad al iniciar una tarea y por sus caras se evidencia que están más pendientes de agradar con la ejecución, que de comprender el problema o lo que simplemente tienen que hacer. Esto indica que el error no forma parte del aprendizaje y de que sólo se valora el resultado. Una concepción del aprendizaje muy extendida, a pesar de todos, especialmente de los alumnos que la sufren.

Cuando un alumno tiene dificultades para afrontar una tarea y borra sus errores, ¿cómo aprende de ellos?

Cuando un alumno tiene dificultades para afrontar una tarea y borra sus errores,  ¿cómo aprende de ellos? Y en esto el uso de la tecnología casi que lo pone más difícil todavía si no usamos herramientas que nos permitan reconstruir el proceso de creación del alumno o hacer sugerencias y correcciones sobre el mismo. Cuando un alumno borra en una hoja de papel, se intuye que ha habido una corrección; hay restos de goma o desgaste del papel. Pero cuando un alumno sustituye texto en un documento, presentación o hoja de cálculo, no es tan sencillo.

Afortunadamente hay tecnología que sí permite “monitorizar” el trabajo de los alumnos y medir algunos indicadores durante el proceso. Esa es la tecnología que necesitamos para innovar en los aprendizajes. El criterio para la selección de tecnología educativa es doble: que esté centrada en la colaboración y que permita dar feedback contextual y adecuado al proceso de creación de productos de aprendizaje y analítica sobre el consumo de contenidos.

Pediremos que los alumnos creen sus productos de aprendizaje sobre una tecnología que permita distribuir las tareas sin incurrir en versiones de estos productos y en la que tengamos  desde el inicio, completo acceso para supervisar el proceso de creación de dichos productos. Además, tendremos que considerar el ecosistema tecnológico como un espacio social de aprendizaje y contar con dos niveles de comunicación: a) respecto de todo el grupo y b) respecto de cada uno de los alumnos y sus familias.

La evaluación es mucho más efectiva cuando considera la dimensión social del aprendizaje, sobre todo en un modo positivo. Es decir, los alumnos suelen alinear sus esfuerzos con los objetivos de aprendizaje de forma más eficaz cuando hay un entorno social en el que estos se plantean, incentivan y refuerzan. De hecho, es uno de los aspectos que, por ejemplo, mejor potencia la técnica didáctica de la gamificación de aprendizajes.

No voy a entrar a considerar y poner ejemplos de la tecnología que se ofrece por parte de los distintos fabricantes y ecosistemas, porque aquí tocamos los colores y preferencias de cada uno. Ahora bien, resulta necesario advertir que no todo es igualmente válido. La tecnología que siga centrada en la creación de contenido individual (aunque pueda ser luego compartida en un determinado repositorio) y que no facilite la supervisión en tiempo real del trabajo de los alumnos así como la gestión eficaz desde cualquier dispositivo y plataforma de la comunicación y el ecosistema social del aula, debería ser descartada como limitante.

 

La infraestructura: un pilar fundamental de un proyecto tecnológico educativo

La infraestructura: un pilar fundamental de un proyecto tecnológico educativo

Por Felipe Jiménez, Director Técnico de ieducando

De todos es sabido que cuando tratamos un proyecto educativo, se presta mucha atención a la parte pedagógica del mismo y, a veces, olvidamos otros pilares básicos.

Por supuesto, cada proyecto tiene que cumplir con los retos educativos a los que nos enfrentamos hoy en día pero también debemos fijarnos en todo aquello que lo hace posible.

En mi modesta opinión, los tres pilares fundamentales sobre los que se basa un proyecto son:

  • El primero y primordial, el pedagógico: Todo proyecto realizado en un centro educativo debe estar enfocado a la mejora en el aprendizaje de sus alumnos.

  • El tecnológico/dispositivo: tenemos que asegurarnos de que los dispositivos que usemos para afrontar el desafío pedagógico poseen un mínimo de características necesarias para llevar a cabo nuestro proyecto. De otro modo, a mediados de curso podemos encontrarnos con que la máquina no cumple con nuestras exigencias o que somos incapaces de gestionar el número de dispositivos adquiridos por el centro.

  • El tecnológico/infraestructura: Hoy en día es prácticamente imposible hablar de un proyecto tecnológico sin pensar en el acceso a internet. Sin embargo, esta parte del proyecto es la gran olvidada en algunas ocasiones o para la que menos esfuerzo se destina.

El motivo de este artículo es tratar de dar algunas pistas acerca de este tercer pilar.

Habitualmente pensamos que para dar acceso a internet sólo es necesario contratar un línea con alguno de los operadores que están a nuestro alcance. Sin embargo, hay multitud de cuestiones que deben abordarse. A continuación, trataremos de arrojar luz sobre algunas de ellas.


¿Qué tipo de línea debo contratar?

Obviamente, lo mejor es intentar contratar cuanto más se pueda dentro de una normalidad (salvo casos especiales en los que hay que acudir a circuitos a los que se destinan miles de euros al mes). Además si es posible tener más de una línea de tal manera que podamos balancear el acceso de una línea a otra para evitar la saturación de la misma.Por ejemplo, podríamos configurar todo el tráfico de vídeo en streaming por una línea y el resto del tráfico de internet por la otra de tal manera que el vídeo en streaming no perjudica el resto del acceso a internet.

Al final, lo más importante no es cuánto ancho de banda tiene mi red sino cómo se usa el mismo.

Por ejemplo: si tenemos un colegio con 100 dispositivos en los cuales todos los niños acceden simultáneamente a contenido en streaming, redes sociales y ningún tipo de limitación en descargas y contenido, evidentemente vamos a necesitar un ancho de banda muy superior al de un colegio con 1000 dispositivos en que el contenido en streaming sea proyectado por los profesores, los alumnos solo acuden al mismo fuera de clase, la redes sociales están limitadas o controladas y, además, tenemos restringidas las descargas y el contenido al cual pueden acceder los estudiantes.

 

¿Está mi centro preparado para esa línea?

Una vez que tenemos nuestra línea, debemos saber si nuestro centro la soporta y si somos capaces de hacerla llegar a todo el alumnado que lo necesite. En este caso es importante ponerse en manos de expertos que nos puedan indicar si el cableado del centro es óptimo, simplemente aceptable o por el contrario, tenemos que cambiarlo o es necesaria alguna ampliación. También resulta vital asegurarnos que la electrónica de red de la que disponemos cumple las necesidades actuales del centro:  

a) capaz de gestionar diversas capas de la red

b) capaz de administrar todo el tráfico que vamos a generar.

 

¿Cómo se van a conectar mis equipos?

Hoy en día prácticamente el 100% de los dispositivos que podemos encontrar en un centro escolar son capaces de conectarse por Wifi, por lo que debemos dotar nuestro centro de esta cobertura.

Además, es importante adoptar soluciones que nos permita escalabilidad ya que cabe la posibilidad de que no sea necesario dotar todo el centro de wifi en una primera etapa, por lo cual es importante tener un diseño que nos permita afrontar el despliegue de equipos y red en nuestro centro, sin penalizar la funcionalidad.

Por otra parte, es fundamental dejar de pensar en puntos de acceso de un entorno doméstico que, aunque cada vez son más potentes, no cumplen con las necesidades con las que a largo y corto plazo nos vamos a encontrar. Lo que debemos pedirle a un punto de acceso es que sea capaz de gestionar muchos dispositivos con un solo punto, puesto que ya que en el centro vamos a tener más de uno y de dos, la gestión de los mismo tiene que ser centralizada. Es mas los puntos de acceso deben ser capaces de detectar “caídas” y cubrirse unos a otros de tal manera que los usuarios apenas lo noten.  Por último (pero no menos importante), deben ser capaces de aportarnos esa capa de información para saber qué es lo que está pasando en nuestra red.

 

¿Cómo puedo hacer “el internet del colegio” seguro?

Como hablamos de entornos educativos, tenemos que aportar una capa de seguridad extra, con el fin de que los alumnos no accedan a contenido inapropiado y, desde el exterior, no se pueda acceder a contenido sensible de nuestra institución.

Para hacer esto tenemos dos posibilidades:

Seguridad perimetral: Mediante el uso de UTM (Unified Threat Management o Gestión Unificada de Amenazas) podemos establecer un perímetro seguro en la red de nuestro centro y en los dispositivos que se conectan a ella, estableciendo políticas de seguridad y un antivirus perimetral, así como un sistema anty Cryptolocker (malware para encriptar discos duros y no permitir el acceso a los datos del mismo).

Seguridad sobre el dispositivo: Hoy en día han proliferado unos sistemas que ofrecen diversas capas de seguridad sobre el dispositivo independientemente de la red a la que estén conectados, ya sea la del colegio, la de casa o incluso un dispositivo 3G.

Esto nos permite por ejemplo implementar un filtrado de contenido en el dispositivo y que esté donde esté no pueda acceder a contenido inadecuado.

Ambos sistemas son compatibles y pueden coexistir siendo esta la mejor forma de securizar todas las comunicaciones entrantes y salientes de nuestro centro y los dispositivos de los niños y profesores.

ieducando lanza RowClassify, un nuevo complemento para Google Sheets

ieducando lanza RowClassify, un nuevo complemento para Google Sheets

En nuestra apuesta por facilitar la labor diaria de docentes, alumnos y gestores de centros; ieducando ha desarrollado RowClassify, un nuevo complemento para Hojas de Cálculo que permite a los usuarios clasificar los datos fácilmente en diversas hojas de destino con sólo un click. 

Gracias a RowClassify, será más fácil llevar el control y el seguimiento sobre aquellos elementos que pueden ordenarse en función de uno o varios valores (pagado/no pagado, sobresaliente/notable/bien, 2014/2015/2016...). Pueden incluirse tantos valores como se deseen y personalizarlos a través de los pasos que se indican en el complemento. Todo ello para facilitar el trabajo de cada organización en función de las necesidades que se tengan y es que, RowClassify puede utilizarse tanto para cuentas de Google Apps for Education como para usuarios de Google Apps for Work.

¿Cómo instalo este complemento?

Al igual que con el resto de complementos, dentro de una Hoja de Cálculo deberás hacer click en "Obtener complementos..." y buscar RowClassify.

Como se ha comentado anteriormente, las distintas ventanas de este complemento te conducirán a través del proceso a seguir para clasificar tus datos de una manera realmente sencilla. A continuación te explicamos cómo: 

En primer lugar, tendremos que seleccionar qué columna de nuestra hoja de cálculo va a ser la que contendrá los valores para accionar los registros. A continuación, escribiremos en el cuadro de texto todos y cada uno de los valores que deseemos (siempre separados por una coma). Estos valores determinarán si el registro se trasladará o no a una determinada hoja de destino.

En la siguiente ventana podremos definir cuáles van a ser las hojas de destino donde van a clasificarse nuestros datos. Pueden definirse tantas hojas de destino como se desee y si dicha hoja actualmente no existe, procederá a crearse de manera automática.

2.png

En el paso siguiente, incluiremos el número de filas a las que deseamos que se aplique lo anteriormente descrito.

Y por último, seleccionaremos el valor que será el detonante para que un cierto registro se traslade a una determinada hoja.

Tras esta configuración, la hoja ya estará totalmente lista para usarse. Ya no hay excusas, ¡di adiós a las Hojas de cálculo repletas de datos desorganizados!

Recuerda que también puedes obtener RowClassify desde Chrome Web Store o haciendo click en el siguiente botón.  

Tecnología creativa

Tecnología creativa

Por Carlos Durá Herrero, profesor de Escuelas San José-Jesuitas de Valencia

Tener un bolígrafo en las manos no implica saber dibujar o escribir. Ni siquiera una cámara de fotos asegura que puedas retratar como tú quieres el mundo que te rodea. Por eso me gustaría compartir algunas reflexiones y experiencias sobre el uso de la tecnología en el aula.

Supongo que todo empieza por reconocer que tengo un problema. Que mi alumnado no aprende como me gustaría: que se se aburren, que no entienden, que se pierden. En ese momento, como cualquier docente con un mínimo de sensibilidad, comienza la búsqueda. ¿Cómo podría conseguir que aprendan más y mejor? Y aquí es donde viene el quid de la cuestión: la respuesta no siempre es la tecnología.

Soy profesor de Secundaria desde hace 20 años. Y empecé, como todo el mundo, copiando la manera de hacer de mis docentes favoritos. Las personas que sentía que me habían abierto la ventana para saltar hacia conocimientos y experiencias apasionantes se me ofrecían como los modelos a imitar.

Sin embargo, poco a poco he encontrado una voz propia. Que habla menos de mí y de lo que yo sé y más de lo que mi alumnado puede llegar a hacer.

Un buen ejemplo puede ser la escritura creativa. Cuando era pequeño, paralelamente al estudio de la literatura, tenía que escribir una página semanal de creación literaria. No había problemas con el temor al folio en blanco porque eran hojas de libretas con rayas. La tecnología de la época era el papel y el bolígrafo, increíblemente barata y útil comparada con la que tenían a su disposición nuestros antepasados. Pero compartíamos con la clase nuestras producciones en voz alta. Y entre nosotros, por el clásico método de pasar de mano en mano los textos que más nos gustaban o de los que nos sentíamos más orgullosos.

Hoy yo soy el que hago escribir a mi alumnado. Una novela corta, a imitación de los modelos realistas y naturalistas del XIX, pero ambientada en su barrio o en su escuela. La tecnología es ahora bien distinta: gracias a Google Drive, es muy sencillo ayudarles en el proceso de creación, revisando cada versión, corrigiendo faltas de ortografía o de estilo, chateando o comentando en línea… Y lo mejor: hablando en clase personalmente, con el Chromebook abierto delante, con un doc en blanco que espera a llenarse de personajes que tienen una historia que contar.

Novedades de Google for Education para la vuelta al cole

Novedades de Google for Education para la vuelta al cole

Recientemente, Google ha publicado nuevas características que, sin duda, ayudarán a los docentes a inspirar el aprendizaje de sus estudiantes más allá de las paredes del aula a partir de este curso.

Las anotaciones en Google Classroom

Cuando los profesores quieren ayudar a los estudiantes a comprender complejos conceptos (como los matemáticos), determinados elementos visuales (como un dibujo en la pizarra) pueden ayudar. Pero, ¿qué ocurre si los alumnos y profesores no se encuentran en el aula?

Ahora Classroom te permite usar anotaciones para que los estudiantes puedan completar tareas, solucionar problemas o incluso elaborar creativas ideas directamente en sus dispositivos. Esto da a los alumnos una “pizarra portátil” donde pueden fácilmente dibujar y esbozar. Ahora, podrán realizar tareas complejas de manera fácil en casa, en la escuela o ¡en el autobús!

Además, los profesores podrán usar estas anotaciones para calificar las tareas ya que permiten escribir directamente en el trabajo del alumno

 Fuente: Google for Work Official Blog

 Fuente: Google for Work Official Blog

Padres y tutores informados gracias a los resúmenes vía email de Google Classroom

Ahora, Google Classroom permite compartir a los padres resúmenes del trabajo del alumno.

Tras ser invitados por el profesor correspondiente, padres y tutores pueden recibir resúmenes semanales o diarios del trabajo del estudiante así como anuncios de clase, haciendo más fácil estar al día de lo que ocurre en el aula.

 

Más expediciones a miles de kilómetros de distancia o dentro del mismo cuerpo humano

El nuevo Expeditions (con más de 200 experiencias disponibles) lleva a los estudiantes más allá de sus lugares habituales. Con estas aventuras, los profesores podrán sumergir a los alumnos en las lecciones, creando experiencias de aprendizaje memorables.

Más características de Google for Education para profesores y mentes curiosas:

  • Google Classroom más organizado. Ahora los profesores pueden organizar el flujo de clase al añadir temas a las publicaciones y filtrarlos. Además, los usuarios podrán previsualizar docs, PDFs, imágenes y vídeos sin salir de Classroom.

  • Comparte tus pantallas de manera inalámbrica. Con la última actualización de Chrome, Cast for Education está ahora disponible para todos los alumnos y profesores. Esta app gratuita lleva el vídeo y el audio más allá y posee controles para el profesorado. Todo ello sin necesidad de nuevo hardware.

  • Google Forms e imágenes. Ahora en Forms, los profesores pueden añadir imágenes a las preguntas o respuestas múltiples. Esto resulta muy útil en asignaturas como matemáticas, cuando los estudiantes necesitan mostrar su comprensión de diagramas y gráficos.  

  • Inbox de Gmail para el aula está disponible para los usuarios de Google for Education. Próximamente, las notificaciones de email desde Classroom serán agrupadas de manera inteligente en Inbox, facilitando que profesores y estudiantes encuentren correos destacados.

Flipfor Bias se celebrará la próxima semana con la colaboración de ieducando

Flipfor Bias se celebrará la próxima semana con la colaboración de ieducando

Ante la buena acogida que tuvo el pasado mes de mayo el congreso Flipcon Spain 2016 celebrado en Zaragoza, Grupo Mt y Bias han organizado con el apoyo de ieducando, Edelvives y Fundación Universidad La Rioja, la formación Flipfor Bias. 

Flipfor Bias consiste en cursos formativos en enfoque Flipped Classroom que tendrán una duración de 25 horas (15 horas presenciales y 10 horas de trabajo previo) y que se celebrarán simultáneamente en varias ciudades de toda España. Dicha formación será impartida por docentes expertos en el enfoque Flipped, siendo nuestro Director pedagógico, Miguel Ujeda, uno de los encargados de impartir las sesiones de la ciudad de Valencia. 

Los cursos tendrá lugar los próximos 29 y 30 de agosto y están destinados a docentes de todas las etapas educativas. Además, aquellos participantes que superen las sesiones, recibirán un diploma certificado por Jon Bergmann, Raúl Santiago, BIAS y Fundación Universidad de la Rioja. 

Flipfor Bias nace ante la necesidad y la demanda por parte de los profesionales del sector educativo de formación orientada a este nuevo modelo pedagógico que "transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia del docente, para facilitar y potenciar otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula". 

Estos cursos están dirigidos tanto a profesores que desean iniciarse en la materia como a aquellos que ya conocen el modelo y desean profundizar y afianzar conocimientos. 

Puedes encontrar toda la información relativa a Flipfor Bias haciendo click aquí

Y para paliar la espera, os dejamos el siguiente vídeo donde Jon Bergmann os invita personalmente a las sesiones.