Por Ángel Arias, Senior Sales Engineer Iberia en Aerohive

La tecnología está transformando por completo la experiencia de aprendizaje. En los últimos años hemos visto un incremento de dispositivos móviles y aplicaciones educativas en el aula y esto está aumentando a un ritmo exponencial.

Con tantos dispositivos en el aula, la red inalámbrica se ha convertido en el componente más crítico para ayudar a los profesores a realizar su trabajo. Ya sea en una escuela o una universidad, el administrador de IT debe de tener la visibilidad y el control de cómo se están utilizando tanto los dispositivos como las aplicaciones que hay en ellos.

El futuro es móvil

No cabe duda que la mejor herramienta de aprendizaje sigue siendo una gran enseñanza, sin embargo el uso de dispositivos y aplicaciones han demostrado que son beneficiosos y aumentan el nivel de atención de los estudiantes. Estos dispositivos, han añadido un nuevo elemento a la experiencia en el aula, permitiendo a los profesores enseñar de una nueva e innovadora manera. Por ejemplo, la gamificación ahora se puede utilizar para asegurar que los profesores puedan entender quiénes son los estudiantes que necesitan más ayuda y orientación para mejorar su rendimiento.

Todos estos dispositivos inteligentes se están convirtiendo en herramientas para los profesores. Ellos están contribuyendo a la modernización de las instituciones que debe de estar acompañada por una Wi-Fi segura y robusta. Sin esto, las escuelas y universidades no serán capaces de soportar plenamente las nuevas tecnologías del aula que existen en la actualidad y que están por venir.

Wi-Fi: Habilitando a los profesores

Una buena red inalámbrica es un componente clave para conseguir nuevas experiencias de aprendizaje mediante la conexión de los estudiantes a todas estas tecnologías inteligentes, permitiendo que las aplicaciones de aprendizaje se puedan ejecutar en cualquier dispositivo móvil. También proporciona conectividad de red totalmente segura y sin fisuras a lo largo de toda la escuela, por ejemplo yendo desde el aula a los dormitorios de la universidad.

En las escuelas, es imprescindible para el administrador de la red tener visibilidad de lo que todos estos nuevos dispositivos, y las aplicaciones que están corriendo en ellos, están utilizando para asegurar que tanto la red como el rendimiento de los estudiantes no se vea penalizado. Para los profesores esta información se puede utilizar para obtener una comprensión de qué aplicaciones y sitios web visitan sus alumnos con más frecuencia, con lo que pueden incorporarlos dentro de nuevas lecciones.

Mediante el uso de Private Pre-Shared Keys (PPSK) o lo que es lo mismo: claves privadas pre-compartidas, el departamento de TI puede dar diferentes niveles de acceso a los usuarios de la red en función del tipo de dispositivo y de su propietario. Esto se puede utilizar para asegurarnos de que ciertas clases tienen acceso a unas determinadas aplicaciones en sus dispositivos, mejorando la capacidad del profesor para hacer su trabajo. También asegura que los estudiantes no se distraen navegando por sitios "no oficiales".

Gracias a funcionalidades como HiveSchool, se consigue que el aula sea más interactiva ya que es una aplicación para mejorar el aprendizaje. Se centra en trabajar con los alumnos en clase - la presentación de los contenidos, mantener a los estudiantes realizando lo que deben en cada momento y la asignación de recursos para la enseñanza. Y se debería ver esto, como una de las características clave usadas en el aula digital de hoy en día.

El futuro de la enseñanza

En el futuro, la inteligencia recogida de dispositivos y aplicaciones que están conectados a Wi-Fi ayudará a gobernar la industria. En el sistema escolar actual, todos los estudiantes se les enseña y se les evalúa de la misma manera. Mediante el análisis de grandes volúmenes de datos (del inglés Big Data), los profesores serán capaces de entender la mejor manera de interactuar con cada uno de los estudiantes, la creación de un aula más comprometida y motivada. Además, estos aprendizajes en un aula se pueden compartir con otras escuelas de otras regiones para mejorar la enseñanza en todo el país.

En la búsqueda de vías para reforzar el aula, es vital que las escuelas entiendan que uno de los elementos más importantes es el despliegue de una buena red inalámbrica para permitir que las nuevas tecnologías y aplicaciones, ayuden a los maestros a hacer su trabajo.