Por Felipe Jiménez, Director Técnico de ieducando, y César Cañavate, Técnico de preventa y soporte de ieducando

En la actualidad, la mayoría de centros educativos están trabajando con algún tipo de dispositivo tecnológico, ya sea a nivel exclusivo del profesorado, con algún aula móvil o un proyecto 1 a 1 en el centro, siendo BYOD (Bring Your Own Device) o dispositivos unificados.

La función de un centro escolar es educar y formar a estos niños, y con el uso de las tecnologías, supone un avance importante. Sin embargo, también es necesario formar sobre el uso adecuado de las mismas y sobre la correcta utilización de los dispositivos, de manera que resulta fundamental establecer una serie de normas de uso y unas políticas de restricciones que las apoyen.

Con este artículo pretendemos reflexionar sobre la importancia de la gestión y administración sobre estos dispositivos y su contenido.

¿Qué pasaría si un centro dispone de 100 dispositivos con acceso a Internet y los ponemos en mano de niños sin ningún tipo de gestión? Los niños podrían acceder a contenido inapropiado, instalar juegos o aplicaciones no deseadas o, porque no, configurar su cuenta de correo electŕónico.  Esto puede provocar que los dispositivos fueran inservibles para la misión para la que se les quiere destinar.

Además, ¿y si queremos instalar aplicaciones en todos los dispositivos? ¿y si queremos configurar la red Wifi del centro o poner una restricción? ¿ y si…? Si pretendemos realizar estas acciones en cada uno de los dispositivos manualmente puede ser una labor tediosa y costosa, nunca tendríamos todos los dispositivos con la misma configuración, con versiones de aplicación distintas...Tendríamos que ir uno por uno, entrar en la configuración y poner las restricciones que se consideren oportunas.  ¡Qué locura! Pero … ¿y si un día necesito cambiar esta configuración o restricción para un grupo determinado de alumnos? Simplemente, parecería imposible.

Para poder realizar estas tareas de seguridad, gestión y monitorización del dispositivo es necesaria una plataforma de gestión, un MDM (Mobile Device Management) con el que podemos hacer todo esto y alguna cosa más.

¿ Qué nos permite un MDM?

  • Aplicar políticas de configuración y restricción: Podemos configurar de forma masiva la red wifi del centro, o desactivar la cámara a todos o unos pocos, por ejemplo.

  • Instalación y gestión masiva de aplicaciones: Podemos lanzar una o varias aplicaciones a todos los dispositivos, o solamente a un grupo. Permitir o no la instalación o borrado de las mismas.

  • Localización del dispositivo: Tenemos visibilidad de la ubicación del dispositivo.

  • Gestión de contenido: Publicar contenido como libros para que se lo descarguen los alumnos, incluso configurar automáticamente un repositorio en la nube.

  • Borrado remoto: Si el dispositivo se pierde o es sustraído, podemos remotamente borrar el contenido corporativo o bien formatear el dispositivo.

  • Informes: Incluyen todo tipo de informes como inventario, capacidad de los dispositivos, aplicaciones instaladas, y muchos más.

  • Monitorización: Desde un panel de control con gráficos podemos ver el estado de nuestros dispositivos. 

¿Qué ventajas nos ofrece?

  • Minimizar el tiempo de gestión de los dispositivos: Todo lo gestionamos en remoto y de manera masiva, no tenemos que ir de uno en uno.

  • Implementar una capa de seguridad: Obligatoriedad de código, localización siempre activa, enrola mediante certificado.

  • Dispositivos actualizados: Al tener los dispositivos monitorizados, sabemos en todo momento si están actualizados o no y podemos llevar a acabo estas actualizaciones, manteniendo la homogeneidad en todos los dispositivos.

  • Gestión remota: Desde cualquier lugar tenemos acceso a nuestra consola y visibilida de lo que ocurre.

  • Implementación fácil y sencilla: Una vez enrolado el dispositivo, todo se gestiona desde nuestro MDM.

 

Para la puesta en marcha y éxito del proyecto, es importante realizar una buena elección del dispositivo, para la cual debemos tener en cuenta que las características del equipo cumplen las necesidades a las que nos vamos a enfrentar, a nivel de hardware ( batería, velocidad, memoria...) y software. Además para facilitar la gestión, recomendamos que sea el mismo dispositivo para todos los alumnos.

Para dispositivos como iOS será aconsejable darse de alta en programa de compras por volumen (VPP) y en el programa de inscripción de dispositivos (DEP). 

A la hora de incorporar dispositivos en nuestro centro, pueden distinguirse 3 fases claras: 

1. Planificación:

Es necesario realizar una planificación previa a la llegada de los equipos a nuestro centro, en la que debemos tener en cuenta los siguientes factores:

  • Propiedad del dispositivo: Según qué tipo de dispositivo estamos usando es muy importante determinar a quién pertenece ya que, para algunos, la propiedad influye en las políticas que le podemos aplicar y su estabilidad.

  • Definir la organización: No es igual que tengamos un carrito que se mueve por todo el centro a tener un equipo fijo en las manos de cada alumno, es importante estructurar nuestra organización en el MDM de manera ordenada y jerarquizada para una administración rápida y sencilla. 

  • Políticas o restricciones: En función del uso que vayamos a realizar, estableceremos sobre nuestra organización una serie de políticas o restricciones que se adapten al funcionamiento en nuestro centro. Por ejemplo si queremos usar la cámara o no, o permitir instalar aplicaciones.

  • A qué redes deseo conectar: Las plataformas MDM permiten pre-configurar en los dispositivos la red a la que deseamos conectarnos, esto por ejemplo nos permite de forma masiva enviar la contraseña Wifi a todos los equipos sin que el usuario tenga que conocerla.

  • Qué aplicaciones voy a usar: Desde un primer momento debemos elaborar una lista de apps que permanezcan instaladas en los equipos de nuestros alumnos, para facilitar el uso de las mismas en clase.

  • Qué contenido voy a tener: De igual manera que con las apps, desde un primer momento debemos  determinar qué contenido vamos a publicar, ya sea mediante una aplicación o mediante la conexión a un almacenamiento en la nube. Por ejemplo, una carpeta compartida en la red o un repositorio de Google Drive con los libros elaborados por el profesorado. También debemos elaborar una lista de libros que estén a disposición de nuestros alumnos. Esta será variable en función, por ejemplo, de los trimestres.

 

2. Despliegue o implementación:

Se configuran los equipos mediante un proceso de enrol para que cumplan los requerimientos de configuración y de seguridad, incluyendo las políticas, aplicaciones y contenido, instalando y comprobando que es correcto. La implementación incluye la integración con otros sistemas de seguridad si fuera necesario.    

3. Mantenimiento:

Una vez que todo está funcionando, es importante que tanto los dispositivos como nuestro MDM estén mantenidos, y hagamos periódicamente un seguimiento tanto de nuestras políticas de configuración como de seguridad, además de auditar cada cierto tiempo lo implementado.


Por lo tanto, si realizamos una implantación de un número considerable de dispositivos en un centro escolar, es imprescindible contar con las bondades de alguno de los MDM que existen en el mercado. Realizar una planificación correcta, un despliegue ordenado y un mantenimiento periódico nos asegura el éxito y el buen funcionamiento de los dispositivos en nuestro centro.