por Carlos Represa Estrada, Digital Identity Manager de ieducando

A la hora en que se publica este post estaremos participando en una nueva jornada organizada por INCIBE para fomentar el uso seguro y responsable de Internet con mensajes positivos dirigidos a familias, educadores, políticos y empresarios. Mensajes anclados en un contexto social donde la realidad de la red obliga a colaborar de forma estrecha a todos los colectivos implicados en el desarrollo del nuevo contexto educativo digital.

ieducando y Google for Education colaboran de forma estrecha con los centros escolares en el desarrollo de habilidades y capacidades digitales de docentes, alumnos/as y familias con especial interés en el ámbito de la seguridad y la privacidad aportando los conocimientos y la experiencia que una entidad como Google puede proporcionar en un entorno cambiante y apasionante. 

La reciente inclusión en el currículo educativo (art 83 LOPDGDD) de los conocimientos en este área de competencias, es una muy buena noticia para todos los que trabajamos día a día en la protección de los menores en la Red al tiempo que genera algunas incertidumbres que intentaré analizar brevemente en este post siempre desde la crítica constructiva y de aportar en algunos proyectos con resultados no esperados.

De lo que no cabe duda, es de la necesaria y ya urgente “transformación integral digital del sistema educativo español”. Y es que, cualquier alumno/a de la edad que sea y siempre con anterioridad a lo que piensan sus padres o profesores, accede a este y cualquier otro tipo de contenido desde sus dispositivos, sean móviles o no, y con independencia del filtro o control que queramos establecer. Por ello, tanto la generación Zeta como la Alfa están necesitados de una alfabetización digital urgente que les dote del espíritu crítico y la capacidad de análisis necesaria para afrontar la ingente cantidad de información y contenidos que deben absorber en un periodo de tiempo muy corto desde todo tipo de fuentes presentes y futuras.

RESPONSABILIDAD DIGITAL

Nadie duda de que los padres y madres queremos que las escuelas ayuden a los estudiantes a tener relaciones saludables con la tecnología, que exploren, busquen y aprendan pero de manera segura y confiada dentro del mundo digital. Vemos, por un lado, muchos titulares en los medios que nos explican la existencia de escuelas sin tecnología, interesante propuesta que nos sitúa nuevamente en el debate sobre la tecnología en la educación. Paralelamente constatamos que los menores viven online a una edad cada vez más temprana ya que las personas menores de 18 años representan aproximadamente uno de cada tres usuarios de Internet en todo el mundo. 

Blog - Seguridad en Educación - 3_ieducando

En los Estados Unidos más del 39% de los jóvenes tienen una cuenta en las redes sociales cuando tienen 12 años, cifra que se va al 46% en el Reino Unido y que en España debe ser similar o superior por los datos que vamos recopilando en los colegios. Estas condiciones han creado la necesidad de ayudar a los estudiantes a desarrollar una relación sana y responsable con la tecnología, lo que afecta de forma directa y pronunciada al sistema educativo y a los agentes implicados en el desarrollo y transformación del mismo.

Incluir la seguridad, en su doble acepción (seguridad y privacidad) dentro del currículo es clave para ayudar a los niños a convertirse en usuarios seguros y responsables de las tecnologías, especialmente si se les enseña a manejar, a entender y controlar en lugar de evitar, los riesgos en línea. Vemos que muchos centros educativos se centran en enseñar a los niños habilidades digitales funcionales y proporcionarles mensajes de seguridad en línea unidireccionales; sin embargo son muy escasos los colegios que promueven una pedagogía interactiva y dinámica. Las charlas y ponencias de voluntarios y profesionales de las fuerzas y cuerpos de seguridad se suceden sin solución de continuidad cuando realmente no hablamos de tecnología, sino de pedagogía y, en consecuencia, del uso ético de Internet.

¿En el currículo? Todo el mundo quiere incluir materias de todo tipo en el currículo, dirán muchos. Y con razón.

Pero resulta que no lo digo yo, lo solicitaron el 99% de los maestros y profesores encuestados en Reino Unido donde la formación en competencia digital de los docentes se inició hace ya más de 10 años.

En España la transformación digital está todavía lejos de ser un proceso sistémico educativo distinto a la “pedeifización” de los libros de texto pero en positivo empieza a ser liderado por grupos de docentes y equipos directivos cuya razón, pasión y colaboración está siendo acompañada por tecnologías digitales que dominan y les permite situarse en el escenario objeto de análisis y que genera la pregunta clave:

«¿Cómo usas la tecnología en el aprendizaje?»

Seguramente, y cómo brillantemente expresa el profesor Manuel Jesús Fernández en su blog personal, estamos todavía en un modelo “arréglatelas como puedas” o de transición que puede traer causa en parte del fracaso de los planes TIC oficiales, pero que transmitiendo el liderazgo a los docentes se convierte en un modelo adaptado a las condiciones del nuevo aprendizaje digital y disruptivo del siglo XXI”.

La entrada en vigor del art 83 de la LOPDGDD (Derecho a la Educación Digital) para el curso que viene debería convertirse en punto de inflexión y palanca de inclusión de la Responsabilidad Digital en los planes oficiales de estudio. Aunque esperanzado por una primera iniciativa global de INTEF en la que también colabora Google no podemos olvidar que es sólo un buen repositorio de recursos que deben ser evaluados, reestructurados y desarrollados pedagógica y metodológicamente por los docentes de aula para un aprendizaje significativo y duradero de todos y cada uno de los alumnos en las áreas de safety y security de su identidad digital. Identidad que ya les acompañará a lo largo de toda su vida personal, familiar y profesional.

Y para llegar a esa meta, queda mucho camino por recorrer.

 

SUSCRÍBETE AHORA A NUESTRA NEWSLETTER