por Michael Thomas Bennett, Técnico de Desarrollo Profesional en ieducando, y Miguel Ángel Azorín, Profesor de Educación Primaria en el Colegio Padre Dehon de Novelda y creador de Flipped Primary App

Este va a ser el primer artículo de una serie que publiquemos acerca de la integración de diferentes herramientas TIC con las metodologías activas. En ieducando entendemos la educación como una cuestión de personas y, siguiendo esta línea, hemos emprendido proyectos de colaboración con diferentes profesores de España, referentes en la implementación de metodologías activas. En esta edición os acercamos a Miguel Ángel Azorín y Flipped Classroom.

Flipped Classroom, o clase invertida, puede ser de las metodologías activas que mayor controversia levanta en el ámbito de la innovación educativa. En superficie puede parecer “poco innovador” dado que, de toda la vida, los profesores hemos mandado lecturas previas para hacer en casa para así poder trabajar las mismas en clase. Pero es un modelo de trabajo para el aula que tiene diferentes pilares que, al profundizar en ellos, enriquecen el proceso de enseñanza-aprendizaje en las aulas. Y así nos lo explica Miguel Ángel Azorín, autor de “Flipped Primary”, en la conversación que hemos mantenido con él.

¿Por qué empezaste a utilizar Flipped Classroom?

Yo empecé con este modelo para dar respuesta a una situación en mis clases de Educación Física. Perdía mucho tiempo de mis dos clases semanales con las explicaciones de los juegos y deportes en clase. Dedicábamos más tiempo a ello que a jugar y a moverse, que es lo que realmente necesitan alumnos de primaria. Así empecé a investigar sobre este modelo y me llamó mucho la atención.

¿Empezaste a crear vídeos desde el primer momento?

Empecé haciendo curación de contenidos, es decir, recopilaba vídeos de otros que encontraba en Internet que me servían para dar a conocer los juegos. Como todos sabemos, en Internet hay vídeos de todo y muchos de ellos de muy buena calidad. Claro que me llevaba tiempo, pero de por sí buscaba vídeos que me servían. Simplemente los iba guardando y organizando para así tener mi repositorio.

¿Qué herramienta utilizabas para guardar y facilitar los vídeos a los alumnos?

Como necesitaba una interfaz sencilla para alumnos de 1º a 4º de primaria, no podía utilizar un Symbaloo u otro organizador gráfico de los que encontraba por ahí. Así que empecé a diseñar la app desde el minuto cero. Esto me ayudó también a estructurar los contenidos a mi gusto y facilitar los mismos con una herramienta sencilla para los alumnos.

¿Cuándo empezaste a crear tus propios vídeos?

Hice un curso de KeyNote para hacer presentaciones en movimiento para hacer vídeos explicativos propios. Si no encontraba un vídeo que me parecía adecuado, con KeyNote podía hacer las presentaciones y poner grabaciones con mi voz explicando lo que veían.

Y según avanzaba con mis aprendizajes de edición audiovisual, empecé incluso a editar vídeos poniendo por ejemplo volteretas en cámara lenta para que los alumnos pudiesen ver con más detalle cómo hacerla bien. Y no solamente vídeos instruccionales, sino grabar a los alumnos y poner esas grabaciones a cámara lenta permite a los alumnos estudiar cómo hacían ellos las volteretas.

¿Sólo utilizas este modelo para educación física?

Ahora doy más asignaturas aparte de la educación física como matemáticas, lengua y ciencias, y aplico este modelo igualmente. Eso sí, suelo utilizar más vídeos de terceros, que hay muchos de muy buena calidad en Internet.

Luego también, cómo consumimos los materiales varía según la asignatura. En lengua y matemáticas, por ejemplo, solemos ver los vídeos explicativos en clase para poder yo estar presente para resolver dudas y comprobar la comprensión de los conceptos. Además, me permite “entrenar” el ejercicio de ver materiales para que luego en otro momento cuando vean un vídeo o lean un texto en casa tengan mejor asentadas estrategias de estudio. A su vez, no mando vídeos para casa de todas las asignaturas porque al final sería deberes todos los días.

Si tienen tantos vídeos para ver previo a las clases, eso es sinónimo de muchos deberes, ¿no?

(Risas) Sí, la eterna cuestión de los deberes. Otro de los objetivos de ver los vídeos o leer los textos en clase durante lengua y mates es precisamente no cargar a los alumnos con mucha tarea para casa.

¿Cómo agilizan las TIC este modelo de trabajo?

Para mi las TIC enriquecen, por un lado, la vía de transmisión de los contenidos y, por otro, me permite hacer un seguimiento de quién los trabaja y su nivel de comprensión. Antes de tanto vídeo, se tenía que mandar únicamente lecturas. Ahora con lo asequible que es el vídeo, podemos variar los materiales entre lecturas y visualizaciones.

En cuanto al chequeo del trabajo del alumnado, utilizo Edpuzzle y formularios de Google para ver las respuestas de los alumnos sobre los materiales. El día antes de clase me pongo con ello y recopilo información muy valiosa acerca de la comprensión de los contenidos. Esto me lleva unos 15-20 minutos de tarea pero me permite incluso anotar la calificación de la tarea y poder darle un peso a estas tareas de la asignatura. No es para nada un peso muy alto, pero figura como una pequeña parte del trabajo diario.

¿Se puede compaginar el modelo de Flipped Classroom con otras metodologías activas?

Por supuesto, de hecho para mí es el objetivo. Habiendo trabajado previamente la comprensión de contenidos y conceptos, nos permite luego en clase trabajar aplicando esas nuevas adquisiciones en la creación de un producto final si estamos haciendo un ABP, por ejemplo.


Miguel Ángel es todo una referencia en el modelo Flipped Classroom y tenemos la suerte de haber diseñado de manera conjunta una formación de 12 horas en la que acercamos a los profesores a cómo empezar con ello, desde la recopilación y organización de recursos, pasando por la confección de vídeos propios y acabando en lo verdaderamente significativo: el rediseño de las actividades en aula. Como nos indica Miguel Ángel “el modelo de la clase invertida sólo comienza con el consumo de los materiales. Lo interesante empieza a la hora de moldear las actividades de aula para que los alumnos escalen los órdenes de pensamiento según la Taxonomía de Bloom”. Por lo general, es aceptado que sin una sólida base conceptual y de conocimiento, difícilmente las personas podamos crear y/o dar respuesta a problemas y situaciones contextualizadas. Flipped Classroom puede dar respuesta a ello y aprovechando el uso de herramientas TIC que potencian este proceso hace de este modelo una forma de trabajar muy enriquecedor para los alumnos. 

¿Quieres que los docentes de tu centro se formen en Flipped Classroom? Echa un vistazo a la formación que hemos preparado y no dudes en ponerte en contacto con nosotros para más información. 

 

SUSCRÍBETE AHORA A NUESTRA NEWSLETTER