por Michael Thomas Bennett, Técnico de Desarrollo Profesional en ieducando, y Christian Negre, Profesor de Educación Primaria y Secundaria en la Escola Pia de Calella

¿Te imaginas sumergir a tus alumnos en una experiencia que desarrolla el pensamiento crítico y que plantea retos ante los que deben perseverar? ¿Te imaginas generar un contexto en el que los alumnos trabajan bajo cierta presión y en el que sean los auténticos protagonistas de su aprendizaje, divertiéndose a la vez de esforzarse al máximo? Con las actividades de BreakOut, se puede conseguir eso y más, adaptando dicha experiencia incluso a cualquier contenido curricular.

Esta semana hablamos con Christian Negre, todo un referente en el uso de las experiencias BreakOut en las aulas y autor de “La Guía Definitiva de BreakOut”. El BreakOut nace de los populares Escape Rooms, pasatiempos en los que los jugadores se encuentran encerrados en una sala y deben conseguir salir superando diferentes pruebas. En los BreakOut, en cambio, los alumnos deben abrir una caja, o algo que esté cerrado ocultando un secreto, superando también diferentes pruebas. La secuenciación de estas pruebas, hilando las mismas bajo una narrativa, convierte estas actividades en toda una experiencia marcando un aprendizaje significativo. Y como nos indica Christian, una de las grandes ventajas de estas actividades es que son moldeables a cualquier asignatura y/o etapa. 

¿Por qué empezaste a utilizar los BreakOut en tus clases?

Empecé a trabajar como docente justo cuando se estrenó el bachillerato artístico. En ese momento no había libros de texto específicos para las asignaturas de la modalidad, por lo que tuve que realizar mis propios materiales didácticos a partir del currículum. Lo he seguido haciendo hasta la fecha. Esa situación me forzó a diseñar materiales; me convertí en creador y curador de contenidos. Mi pasión por el juego no tardó en aparecer. Recuerdo plantear a mis alumnos de Fundamentos del Diseño la creación de un juego de mesa simple, tipo memory. Debían definir el diseño gráfico, escoger materiales, realizar la producción de la maqueta, determinar el contenido pero también el continente: ¿cómo iba a presentarse al jugador?… Pronto llegaron las dinámicas de grupo, la introducción del azar y ¡la famosa actitud lúdica que expone Imma Marín en su libro “¿Jugamos?”! Siempre he estado escudriñando las redes, buscando aquello útil para los objetivos de aprendizaje de mi alumnado, intercambiando contenidos con mi red personal de desarrollo profesional. Cuando en el año 2015, durante su periodo de génesis, descubrí el proyecto de James Sanders: breakoutedu.com, me enamoré en cuestión de segundos. Aún sin haberla probado con mis alumnos, la flexibilidad, adaptabilidad e intensidad que me sugirió la experiencia me dejó anonadado. Fue un flechazo pedagógico. En esta publicación de mi blog (escrita en catalán pero que Google traduce gratis), entro en más detalle.

¿Los BreakOut se pueden contemplar como juegos?

Son juegos siempre que nadie esté obligado a participar. Tienen un objetivo claro, unas normas a seguir y proporcionan feedback inmediato. Esas son las cuatro condiciones que determinó Bernard Suits para que un juego, fuera un juego. 

¿En qué se diferencia los BreakOut de los Escape Rooms?

Los breakouts son la adaptación de los escape rooms al contexto educativo. Son productos derivados pero mantienen muchas de las mecánicas del juego original. En breve, se diferencian por su objetivo final. Mientras en un escape room los jugadores deben salir de una habitación, en un BreakOut superan el reto al abrir una caja. En un BreakOut, el número de jugadores acostumbra a ser mucho mayor, correspondiente al número de alumnos de un grupo o clase. En los escape rooms comerciales, la ambientación generada por el atrezzo y la escenografía, que refuerza la narrativa del juego, es difícilmente reproducible en una aula. 

Dices que los contenidos se pueden adaptar a cualquier asignatura. ¿Qué les dices a los docentes para que vean esto?

La formación para ieducando empieza con un BreakOut. Esta breve pero intensa formación, permite a sus participantes determinar si el BreakOut, como actividad didáctica inmersiva, puede ser una herramienta de aprendizaje adecuada para su alumnado. El BreakOut incluye un surtido variado de retos para que los docentes comprueben su flexibilidad. Sitúa a los participantes en el rol del alumnado, replica sus emociones participando en un breakout e incluye la coevaluación de la experiencia desde la perspectiva del docente en el aula. Tras ponerse en la piel del alumnado y enfrentarse al reto, los participantes reflexionaran en grupos pequeños antes de pasar a analizar al detalle la facilitación de este tipo de juegos didácticos. 

¿Es necesario que los alumnos trabajen en equipos, o de manera colaborativa, en una experiencia de BreakOut?

La versatilidad del juego permite adaptarlo a diferentes objetivos y momentos de una secuencia didáctica. Puedes hacer competir pequeños grupos entre ellos o puedes crear una gran experiencia de grupo en la que todo el grupo se sienta partícipe del éxito colectivo. Un buen breakout incluye retos progresivos y variados para intentar fomentar la participación de todo el alumnado independientemente de sus capacidades. Cada juego, altamente motivador, requiere colaboración, pensamiento crítico y creatividad.

¿Qué gana un docente que empieza a utilizar Breakouts en sus aulas?

Un breakout es una experiencia de juego competencial e inmersiva de alta intensidad de una única sesión. Durante su desarrollo, los alumnos son los protagonistas de su aprendizaje y deben tomar decisiones constantemente. El docente obtiene una posición privilegiada de espectador para analizar cómo interactúan sus alumnos entre ellos y con los retos del juego. Pero el mayor beneficio recae en el aumento de motivación del alumnado, pero también del cuerpo docente. Para muchos docentes interesados por el Aprendizaje Basado en Juegos o la ludificación en la educación, pero sin experiencia previa, un breakout ha sido una puerta de entrada habitual para descubrir el potencial pedagógico del juego.

Coincidimos con Christian en que la mejor manera de conocer y motivarse con algo nuevo es vivirlo y tenemos mucha suerte que haya diseñado un juego particular que ahora se puede disfrutar en tu centro con tu claustro: “El Proceso de Selección ieducando”. Con ello esperamos abrir las puertas al juego como herramienta didáctica, acercando docentes y colegios a las experiencias BreakOut.

Todo esto lo podrás descubrir en la formación que hemos preparado, ¡ponte en contacto con nosotros para más información!

 

SUSCRÍBETE AHORA A NUESTRA NEWSLETTER