por José Lloveres, Director corporativo de Desarrollo Profesional de ieducando

Recientemente Google ha desarrollado funcionalidades de una de sus herramientas estrella en estos tiempos de enseñanza a distancia repentina que nos ha tocado vivir, debido a la situación de emergencia sanitaria por el COVID-19. Se trata de Meet, una de las herramientas de Google para conectar por videollamadas.

En este artículo no voy a hablar de todas las nuevas funcionalidades de Meet, sino que sólo voy a centrarme en una, sobre la que parece que hay más dudas, desconocimiento y confusión: el enlace de Meet integrado en Classroom.

Hagamos un poco de historia moderna sobre Meet: resulta que algunos de los problemas que se han encontrado los profesores al empezar a usar Meet con sus alumnos en esta situación repentina de enseñanza a distancia han sido: 

  • Los alumnos pueden silenciar y expulsar a otros participantes (que incluyen al profesor). O sea, broma asegurada por parte del alumno o alumna que quiere hacer la gracia. Google reacciona rápidamente ante el clamor popular, y lo soluciona: ya solo el creador y organizador del Meet tiene esos poderes. ¡Bravo!
  • Los alumnos pueden pasar el enlace de la videollamada a otras personas externas al colegio o a una cuenta externa del propio alumno, y entrar con esa cuenta externa a la videollamada; y cualquiera de los participantes pueden aceptar que se una. Resumiendo: un alumno o alumna busca un compinche externo para hacer la gracia de meterle en la videollamada, y que haga una serie de exposiciones o presentaciones desagradables. Google afronta el problema y rápidamente actúa: ya sólo el organizador de la videollamada puede aceptar las solicitudes de externos al colegio para unirse a la videollamada. ¡Estupendo!

  • Y ahora vamos con la que queremos tratar en el artículo. Resulta que los alumnos, en su ansia de comunicación con sus iguales aumentada por el confinamiento, les da por entrar en videollamadas en las que ya no está el profesor presente, y quizás queriendo poner puertas al campo, los colegios se alarman y claman de nuevo una solución. De nuevo Google reacciona rápidamente y crea las Reuniones de Meet con apodo. Y, ¿qué es eso? Vamos a verlo a continuación.

Como no soy informático ni programador, sino que soy psicólogo, voy a explicarlo a mi manera intentando que los lectores y lectoras que trabajan en el ámbito educativo, lo entiendan.

Las Reuniones con apodo de Meet básicamente son un enlace o una entrada a una videollamada que es dinámica y que tiene fecha de caducidad. Para entrar tienen un enlace de este tipo: meet.google.com/lookup/apodo. Desglosemos la información sobre esto:

  • Al entrar en ese enlace se crea una reunión o sala de Meet, que tiene, como cualquier otra sala, un código (el final de la url), por ejemplo: meet.google.com/wry-vohr-bjk
  • Cuando esa sala (en el caso del ejemplo, la del código wry-vohr-bjk), una vez usada y al quedarse sin ningún participante, sólo podrá volver a unirse a ella la persona organizadora; para los demás que intentaran unirse, el código no sería válido (a no ser que el organizador vuelva a entrar)
  • Si alguien vuelve a entrar en el enlace de la Reunión de apodo, en el ejemplo sería meet.google.com/lookup/apodo, entraría en una sala de Meet con un código diferente, por ejemplo meet.google.com/edc-jrgj-csh (si la sala anteriormente usada ha quedado completamente vacia).

Bien, pues la integración de Meet en Google Classroom, es una Reunión con apodo, y funciona como cualquier otra Reunión con apodo de Meet.

Mitos que pretendo romper en este artículo en relación al uso de Meet de Classroom:

  • Mito nº 1 “Es el profesor el que debe salir el último de la videollamada

Simplemente conviene, pero en realidad en el momento en que la sala esté sin participantes, la Reunión con apodo generará una nueva sala, independientemente de quién salga el último de la sala anterior.

  • Mito nº 2 “El profesor debe cambiar el enlace de Meet de Classroom para la siguiente clase por videollamada

En realidad no es necesario, el enlace crea salas diferentes cada vez, por lo que no va a servirte de nada (bueno, solo se me ocurre una situación en la que nos interesaría… y ahora mismo ni le veo sentido).

  • Mito nº 3, en realidad usado con el anterior “Oculta el enlace del Meet del Classroom a los alumnos, entra en la sala del Meet y luego hazlo visible a los alumnos para ser el primero en entrar

Esto en realidad es un consejo, que lo que consigue es que seas el organizador de la videollamada y, por consiguiente, tengas el poder de silenciar y expulsar a los participantes. Veremos en este artículo que no es necesario.

Bueno, pues después de tanta literatura para mostrar las funcionalidades de Meet, y de las Reuniones con apodo, y los mitos, voy a proceder a concluir el artículo con la solución, que es simple, y sencilla. 

Resulta que las Reuniones con apodo, como hemos visto en la historia moderna sobre Meet, una de las cosas que posiblemente pretenden es que los alumnos no se conecten a videollamadas entre ellos, las cuales no haya organizado el profesor. Bien, pues si esa es la preocupación del colegio… empecemos por algo muy simple y lógico: que los alumnos no tengan permitido la creación de videollamadas. Realmente eso es lo determinante para que logremos bastante control sobre este tema. Esto lo debe configurar una persona que tenga permisos en la Consola de administración de G Suite, en este enlace.

Si lo configuramos así, los mitos que hemos visto anteriormente ya no tienen sentido, porque en realidad lo que hace el enlace de la Reunión con apodo es CREAR una sala de Meet, por lo que:

  • Si el alumno o alumna pincha en el enlace del Meet de Classroom, tipo meet.google.com/lookup/apodo, no le deja acceder (porque no puede crear la sala). Le mostrará un mensaje como este:

  • Solo el profesor podrá crear la sala de Meet, en este caso a partir del Meet de Classroom, con lo cual siempre será el organizador de la videollamada, y solamente él o ella podrán silenciar o expulsar a los demás participantes. Ya no hay que preocuparse de que el profesor deba ser el primero que acceda a la videollamada, porque no puede ser de otra manera, sí o sí será el primero en acceder a la videollamada.
  • Repito de nuevo: en el momento en que todos abandonan la sala de la videollamada, la sala abandonada deja de admitir participantes (sólo admitiría al organizador), con lo cual, aunque un alumno pudiera guardar la url de la sala (tipo meet.google.com/wry-vohr-bjk no podría acceder a ella si ha quedado vacía), se le mostraría un mensaje como este:

Alguna reflexión más: si los alumnos no tienen permitido crear videollamadas y usamos Reuniones con apodo del Meet de Classroom, por intentar evitar que los alumnos mantengan videollamadas no organizadas por el profesorado, entonces deberíamos hacer que los alumnos no tengan visibilidad de los calendarios de los profesores, pues sino, probablemente encontrarán enlaces a salas de Meet muy apetitosas para reunirse clandestinamente (las creadas en eventos de Google Calendar, que no son Reuniones con apodo). ¿Y si anteriormente se les ha invitado a los alumnos a Meet por eventos de Calendar o mandándoles el enlace a un Meet? Pues entonces eso ya no tiene remedio, podrían acceder a esas salas cuando quieran (mientras que no se desarrolle una funcionalidad que lo resuelva). 

En realidad, a mi modo de ver, los menores de 14 años no deberían tener acceso a Google Calendar si queremos protegerles, pero de eso… hablaremos en otro artículo.

 

SUSCRÍBETE AHORA A NUESTRA NEWSLETTER